Cuidado InfantilEducaciónCómo saber si un bebé es superdotado

Cómo saber si un bebé es superdotado

Cómo saber si un bebé es superdotado 4 mayo, 2018Deja un comentario
Saber si el bebé es superdotado

Los niños superdotados son niños con necesidades y exigencias de aprendizaje diferentes a las de los demás niños. Sienten una curiosidad insaciable, siendo así capaces de desarrollar un aprendizaje autónomo. No obstante, si no se detecta esta inteligencia superior, un niño superdotado podría perder interés por aburrirse, por no tener los estímulos suficientes. Además, podrían tener problemas sociales si no reciben el trato adecuado. En niños un poco más mayores es más sencillo. No obstante, en bebés es mucho más complicado. Te acercamos algunos consejos para saber si un bebé es superdotado, a continuación.

Pautas para averiguar si tu hijo es superdotado

¿Quieres saber si tu bebé es superdotado? Te damos unas pautas que te ayudarán a averiguar si tu hijo es superdotado y si tiene unas capacidades intelectuales mucho más amplias que el resto de niños:

Fíjate en su mirada

La mirada de un bebé superdotado enfoca antes que la del resto. Además, es una mirada siempre alerta, una mirada que parece cuestionarse las cosas. Este tipo de rasgo es perceptible desde que son muy pequeños. No obstante, no siempre somos capaces de darnos cuenta.

Demanda constante de estímulos

Los bebés que demandan constantemente una estimulación podrían ser bebés superdotados. Estos bebés se aburren cuando no la reciben. Además, al estimularlos con canciones, palabras o con objetos, el nivel de atención es extrema en comparación con otros niños de su edad.

Cuestión de memoria

En los bebés superdotados, es posible apreciar memoria en las primeras semanas de vida. Son capaces de recordar y reconocer lugares y personas. También objetos. La forma de demostrarlo podría percibirse o no, pues aún son pequeños. No obstante, es posible que sientas más entusiasmo en comparación con otros niños. Además, estos bebés pueden reproducir canciones con menos de dos años.

Bebé superdotado con sueño ligero

Los bebés con mayores capacidades de aprendizaje son los que menos duermen. Además, les cuesta muchísimo conciliar el sueño, y lo cierto es que tienen menor necesidad de este.

Hipersensibilidad sensorial

Está comprobado que los bebés que empiezan a experimentar una hipersensibilidad sensorial, tienen más probabilidades de ser bebés superdotados. Son niños que desde muy pequeño responden ante los olores, sonidos y texturas. Se sienten altamente atraídos por los juguetes de cuna o los carritos que giran y se mueven de forma constante.

Precoz al andar y al hablar

Como no podía ser de otra forma, estos bebés son bastante precoces en esto del lenguaje y a la hora de andar. En general, suelen ser bebés muy hábiles a nivel motriz. Comienzan a caminar de forma precoz, sobre los 8 o 9 meses, casi siempre antes del primer año de vida. Además, en cuanto al lenguaje se refiere, pueden comenzar a decir sus primeras palabras en torno a los seis meses. En los casos más extremos, hay bebés superdotados que al año ya pueden sostener una conversación más o menos fluida.

Rapidez en habilidades lectoras y numéricas

A medida que crecen, comienzan a tener un interés bastante temprano ante las letras y los números. Es más, podrían ser capaces de aprender por sí solos al leer antes de los cuatro años. Podrían intuir rápidamente conceptos matemáticos con sumas o restas en torno a los tres años de edad.

Problemas con la autoridad

No es un rasgo común siempre, pero lo cierto es que los niños superdotados suelen ser bastante desobedientes. Presentan, en ocasiones, problemas con la autoridad y lo cuestionan todo.

Cuidado con las señales

Que tu bebé cumpla alguna de estas características no significa que necesariamente sea un bebé superdotado. No obstante, sí son algunos indicadores clave para poder identificar a niños con altas capacidades antes de que se hagan más mayores. En estos casos, es importante observar la evolución del niño, para poder tener más claro que posibilidades puede tener este niño; y es que, la detección temprana conlleva muchos beneficios para el pequeño y ahorra muchas frustraciones, tanto a padres como a hijos. Recuerda consultar con el pediatra cualquier duda que tengas al respecto.