Cuidado InfantilCuidadosHigieneBañar a bebésConsejos para comprar la mejor bañera para el bebé

Consejos para comprar la mejor bañera para el bebé

Consejos para comprar la mejor bañera para el bebé 4 mayo, 2018Deja un comentario
Elegir una bañera para el bebé

¿Tienes ya todo preparado para la llegada del bebé? Seguro que te has encargado de comprar la cuna, de tener un buen arsenal de pañales, biberones y demás objetos infantiles. No obstante, además del cochecito o la silla para el coche, hay cosas importantes como la bañera. Sí, elegir la mejor bañera para el bebé es también una decisión importante. Sigue leyendo para conocer qué debes tener en cuenta para comprar una bañera para el bebé, a continuación.

Tips para elegir la bañera del bebé

Hay muchas opciones de bañeras para bañar al bebé, algunas más económicas que otras. No obstante, no pienses tanto en el precio. Intenta pensar en las prestaciones de cada uno de esos modelos. Te damos algunos consejos para comprar la mejor bañera para el bebé:

La mejor bañera para el bebé debe ser segura

Lo más importante de todo es que la bañera que escojas tenga una estructura completamente estable. Además, deberías fijarte también en su material, y escoger una bañera hecha con termoplástico duradero o polipropileno. Son materiales higiénicos y resistentes, algo esencial en el tema de bañeras para el bebé.

Es necesario fijarse también en el respaldo de la bañera para el bebé. Deberá ser antideslizante, para evitar que el bebé se resbale. Además, escoge modelos que cuenten con orillas redondeadas.

Una bañera cómoda

La seguridad es importante a la hora de comprar los accesorios necesarios para el baño del bebé, pero la comodidad también. No queremos que nuestro bebé esté incómodo en su baño diario, uno de los momentos más gratificantes para los peques. Así pues, busca bañeras con formas anatómicas y asientos ergonómicos. Además, busca un modelo con revestimiento suave en la base de la bañera.

La comodidad no debe ser únicamente para el bebé. Si tu no estás cómodo bañándolo, él tampoco lo estará. Así pues, busca bañeras en las que puedas tener una posición recta pero no cargue demasiado tu espalda. Además, las bañeras con soportes permitirán que tus brazos tengan margen de movimiento.

Una bañera práctica

La practicidad es otra de las claves importantes en la adquisición de accesorios para bebés y, en concreto, de una bañera para el bebé. Debe ser práctica en varios aspectos. Debe ser práctica en su limpieza, pero también en su cuidado. Su limpieza, cuanto más sencilla mejor. Además, hay bañeras que pueden facilitarte mucho la hora del baño, como las que tienen huecos especiales para colocar el champú, la esponja y los accesorios de baño.

Una bañera que sea duradera

Nadie quiere gastar por gastar. Por tanto, intenta buscar referencias sobre bañeras que sean duraderas. Hay modelos que se van adaptando al crecimiento de tu bebé, por lo que podrías usarla muchos más meses.

Cuida el tamaño de la bañera del bebé

El tamaño importa, por lo menos en esto de las bañeras de bebé. Debe ser amplia y con espacio para que puedas manipular bien al niño. No obstante, piensa también en el espacio que tienes para guardar esta bañera. Si son excesivamente grandes necesitarás mucho espacio para guardarlas.

Tipos de bañera para bebé

Hay muchas clases de bañeras infantiles diferentes. Teniendo en cuenta las claves de compra anterior, quizá sea bueno conocer los modelos más extendidos:

  • Cómoda-bañera con cambiador: se trata de una cómoda bañera con cambiador, un 3 en 1 que facilitará el día a día. No obstante, piensa que es un elemento fijo y requiere espacio extra.
  • Bañera con cambiador plegable: son opciones muy completas y prácticas. Sobre todo, son prácticas cuando no tenemos demasiado espacio en casa.
  • Bañera plegable: son bañeras con una estructura plegable. Se trata de una cubeta que se coloca sobre una estructura con patas bastante firme. Esta estructura es plegable. La cubeta puedes dejarla en la bañera perfectamente cuando no se use.
  • Cubeta: la cubeta es una bañera sola, sin estructura. No tiene patas ni tiene soporte, por tanto, deberás colocarla dentro de la bañera o del lavabo, quizá encima del plato de ducha.