Cuidado InfantilOcio con niñosCuentos infantilesCuento infantil: Pulgarcito

Cuento infantil: Pulgarcito

Cuento infantil: Pulgarcito 21 Agosto, 200928 comentarios
Loading the player...

El cuento de Pulgarcito es un cuento corto ideal para la hora de dormir, un cuento para dormir con el que disfrutarán los niños aprendiendo el valor del ingenio. Los vídeos de cuentos infantiles serán muy divertidos y los peques de la casa no dejarán de aprender con los cuentos infantiles cosas nuevas cada día.

Cuento corto de Pulgarcito

¿Te gusta el cuento corto de Pulgarcito? Te contamos el cuento original de Pulgarcito de manera entretenida con este vídeo de cuentos para los niños. Disfruta con los peques de uno de los cuentos tradicionales conocido por toda la familia.

Había una vez un pobre campesino que vivía con su mujer en una casita junto al bosque. Cada día se lamentaban por la ausencia de niños en su hogar, y decían:

CAMPESINO: ¡Que triste y silenciosa es nuestra casa sin niños!

MUJER: ¡Es verdad! Si por lo menos tuviéramos uno, aunque fuera muy pequeñito y no más grande que un pulgar… Seríamos felices y lo querríamos con todo nuestro corazón.

Y el deseo se cumplió. Meses más tarde la mujer trajo al mundo a un niño bien proporcionado pero tan pequeño como un dedo pulgar.

MUJER: ¡Es tal como lo habíamos deseado!

Y debido a su tamaño, lo llamaron Pulgarcito. El niño estaba bien alimentado, y sin embargo no crecía, y se quedó tal y como era cuando nació. Sin embargo, pronto todo el mundo se dio cuenta de que Pulgarcito era muy inteligente y que era capaz de lograr todo lo que se proponía.

Un día, el campesino, que se preparaba para ir al bosque a por leña, dijo:

CAMPESINO: Ojalá tuviera alguien que me condujera la carreta.

Y Pulgarcito le dijo:

PULGARCITO: ¡Yo lo haré papá!

CAMPESINO: Pero Pulgarcito, ¡eres muy pequeño!

PULGARCITO: Eso no importa, ¡me pondré al lado de la oreja del caballo y le iré dando instrucciones!

Y así el pequeño dirigió al caballo sin problema alguno hacia dentro del bosque. Pero de camino, dos extraños vieron a Pulgarcito encima del caballo, y, asombrados por su tamaño se dijeron:

HOMBRE 1: ¡Ese pequeño podría hacernos ricos si lo exhibimos en la ciudad! Tenemos que comprarlo.

Y decidieron hacerle una oferta al padre. Pero éste, cuando la escuchó, se negó rotundamente.

Pero Pulgarcito trepó por las ropas de su padre y le dijo al oído:

PULGARCITO: Papá, véndeme, sabré como regresar a casa.

Y el padre lo entregó a los dos extraños a cambio de un monton de dinero.

Pulgarcito se sentó sobre el sombrero de uno de los dos hombres, y así, comenzaron su camino.

Pero a mitad del recorrido, Pulgarcito le dijo al hombre que le bajara con la excusa de que tenía necesidades, y a regañadientes, accedieron a dejarle bajar al suelo. Pulgarcito se adentró entre los matorrales y se introdujo en un agujero de ratón que había visto, y gritó a los hombres:

PULGARCITO: ¡Hasta otra señores! ¡Sigan sin mi!

Y como se estaba haciendo de noche y estaba oscuro, los hombres fueron incapaces de localizar al pequeño y terminaron yéndose con las manos vacías.

Cuando ya no había peligro Pulgarcito salió de su escondite y siguió caminando, hasta que llegó a una granja y vio en el establo un montón de paja que le pareció perfecta para pasar la noche. Y allí se quedó profundamente dormido.

A la mañana siguiente el granjero entró al establo para alimentar a los animales, con la mala suerte de que fue a alcanzar el trozo de paja donde dormía Pulgarcito.

El pequeño se despertó  cuando ya se encontraba dentro de la boca de una enorme vaca, y esquivó los dientes mientras masticaba, pero terminó resbalándose hacia el estómago.

Como la vaca seguía comiendo paja, el estómago se iba llenando, dejando cada vez menos espacio, así que Pulgarcito gritó:

PULGARCITO: ¡¡Ya no envíen más paja!!

El granjero, asustado de oir hablar a la vaca, decidió matarla y dejó al animal en el bosque.

En esas que un lobo pasó y al ver a la vaca decidió comérsela. Se tragó el estómago de un solo bocado, y cuando Pulgarcito se encontraba ya en la panza del lobo gritó.

PULGARCITO: ¡Señor lobo! Yo sé donde podría encontrar un festín mucho más grande que este.

LOBO: ¿Dónde hay que buscarlo?

Y Pulgarcito describió la casa de sus padres.

El lobo no se lo pensó dos veces, y a la noche, se coló por la cocina y se comió toda la comida que encontró por el camino. Y se quedó tan lleno que no podía moverse. Entonces Pulgarcito empezó a hacer muchísimo ruido para despertar a sus padres. Y lo consiguió.

Por una rendija los padres de Pulgarcito vieron al lobo y al oir la voz de su hijo en su interior, el padre se acercó y le dio un golpe al animal que lo dejó inconsciente.

Con unas tijeras abrieron el vientre del lobo y ¡allí estaba Pulgarcito!

CAMPESINO: ¡Qué preocupados estábamos hijo! ¿Dónde te has metido?

PULGARCITO: He estado en la madriguera de un ratón, en el vientre de una vaca y en la panza de un lobo, ¡pero ahora me quedaré a vuestro lado!

CAMPESINO: Hijo, ¡no volveríamos a venderte ni por todos los tesoros del mundo!

Los tres se abrazaron y besaron y nunca más volvieron a separarse, y así, ¡vivieron felices para siempre!

¿Necesitas más cuentos infantiles? Descubre los mejores cuentos infantiles para los peques, les gustarán.