Cuidado InfantilCuidadosHigieneBañar a bebés8 recomendaciones para ducharse o bañarse con el bebé

8 recomendaciones para ducharse o bañarse con el bebé

8 recomendaciones para ducharse o bañarse con el bebé 4 mayo, 2018Deja un comentario
Bañarse con el bebé

En temas como el de ducharse o bañarse con el bebé siempre habrá controversia. No, desde un punto de vista psicológico no es malo. Los niños no comienzan a descubrir la sexualidad hasta los 4 o 5 años, y aunque fuera antes, ocultar el cuerpo puede crear más problemas que beneficios. Pudores innecesarios. Es cierto que, durante los primeros días de vida, el bebé es tan pequeño y delicado que es mejor bañarlo en su propia bañera. No obstante, pasado un mes, el bebé puede bañarse perfectamente con los padres en la ducha o en la bañera. Ahora bien, siempre es bueno seguir unas recomendaciones de seguridad para ducharte o bañarte con tu bebé, como te indicamos a continuación.

Cómo ducharse o bañarse con tus hijos con seguridad

El baño del bebé es un momento muy especial y muchos papás y mamás deciden compartirlo con él siempre que puedes. Si es tu caso, te acercamos algunos consejos para ducharte o bañarte con tus hijos con seguridad:

Disminuir el riesgo de resbalones

Los resbalones en la ducha o la bañera pueden ser de lo más peligroso, más aún si cargamos en brazos a un bebé. Hay varias formas de minimizar el riesgo. Para empezar, coloca en el suelo de la ducha o bañera alfombras antideslizantes. Esto ya evita bastantes sustos. Además, durante los primeros meses, cuando más miedo tenemos, podrías usar una camiseta sobre tu cuerpo para disminuir el riesgo de que se te resbale el bebé de los brazos. Esto te dará confianza y logrará que cojas un poco más de práctica.

También sentado

Si no terminas de fiarte de la posición. Si estar de pie te parece un poco peligroso las primeras veces, quizá prefieras estar sentada en una silla. Puedes colocar una silla en la ducha y sentarte con tu bebé en brazos. En la bañera es un poco más sencillo, pues podrás sentarte directamente mientras sostienes a tu hijo, protegiendo las caídas con tus rodillas, por ejemplo.

Busca bien, hay diferentes casas que comercializan sillas especiales para este tipo de usos. Sillas de plástico que cuentan con ventosas de seguridad y que están completamente homologadas para el baño del bebé.

Una toma de contacto gradual

La primera vez que te metas en la ducha con tu hijo, hazlo de forma gradual. Colócate de forma que el chorro de agua no le de directamente sobre la cabeza ni en la cara. Intenta, además, que sea una presión de agua suave.

La importancia de la temperatura del agua

La piel de tu bebé es muy pero que muy frágil y delicada. Por este motivo, además de usar siempre productos específicos para el aseo infantil, debes tener cuidado con la temperatura del agua.

Asegúrate de que la temperatura del agua para bañar al bebé sea la adecuada. Debe estar en torno a los 32 o 37,5 grados centígrados. La forma más exacta para comprobarla es usando la muñeca o el codo. Verifica la temperatura del agua sobre tu piel antes de meterlo.

Ducharte o bañarte con el bebé sujetándolo bien

Sí, lo más importante en este proceso es sujetar bien al bebé. Pégalo a tu cuerpo, abrazándolo bien fuerte y tomándolo de la axila con una mano mientras lo enjabonas y enjuagas con la otra.

Un baño con compañía

Será necesario, por lo menos hasta que el bebé sea un poco más mayor y consigamos tener cierta destreza, realizar el ritual del baño acompañados. Una persona deberá supervisar, desde fuera, que la madre o el padre no tienen ningún problema y que no corren riesgo de resbalones ni caídas.

Ten una toalla cerca

En los baños, es posible que pueda entrar un poco de agua o incluso jabón en los ojos del pequeño. No te preocupes, llorarán más de lo que el problema es en realidad. Simplemente enjuaga (en el caso de que sea jabón) y seca con la toallita suavemente.

Alterna bañera y ducha

A medida que el bebé se haga grande, disfrutará más de las horas de baño. A los peques les gusta chapotear, así pues, intenta alternar ducha y bañera para que ellos mismos puedan tener un final de día divertido.