Cuidado InfantilEducaciónLa lectura

La lectura

Dos hermanitos se distraen con un libro

La lectura es un aspecto positivo, independientemente del tipo que sea y a que edad se realice. Para nuestros hijos menores de cinco o seis años, que es cuando se les inicia, o ellos mismos lo hacen, en la lectoescritura, sus papás podremos ofrecerles el disfrute de esta práctica haciendo nosotros de narradores. Así despertaremos el interés del niño por la lectura y más adelante él mismo buscará los libros. Recomendaciones

  • Debemos elegir bien los libros que leemos a nuestros hijos. Buscaremos aquellos con buenas ilustraciones, es decir, representativas de los que leemos a la vez que llamativas para que el libro sirva también de juguete para el niño.
  • Evitar libros con relatos que reflejen estereotipos.
  • Observar que el texto tenga buena semántica y riqueza de vocabulario.
  • Leer con entusiasmo e, incluso, interpretando a los personajes que aparezcan en la historia, empleando distintas voces para cada uno de ellos y actuando, si es posible. Hemos de conseguir que el niño viva con emoción el momento de la lectura.
  • Lo más común es leer un libro al niño poco antes de irse a dormir, pero cualquier momento es bueno.

La elección de un libro para nuestro hijo será una tarea interesante para los padres, pues podremos recordar algunos de las narraciones que más escuchamos durante nuestra infancia. Ahora seremos nosotros quienes se las traslademos a nuestros hijos.