Cuidado InfantilCuidadosHigieneHábitos de higieneLos niños y el hábito diario de una ducha

Los niños y el hábito diario de una ducha

Los niños y el hábito diario de una ducha 23 Julio, 2008Deja un comentario

Es necesario que el niño tenga el hábito de una ducha diaria, sobre todo cuando vuelven de la calle, el parque, mucho más en verano ya que uno tiende a sudar mucho. Si no quieres que se vuelva un castigo después de haber estado entretenido, acostumbrarlo, crea el hábito diario y será más sencillo y sano.

 

Ducharse a diario

Cuando son muy pequeños eres tú quien tienes que ducharlos o bañarlos casi todos los días (todos desde que empiecen a andar y a jugar en el parque), pero a medida que se vayan haciendo mayores, enseñarlos a frotarse y aclararse solos, para que a partir de los 5 o 6 años lo hagan sin tu ayuda, aunque estés cerca vigilando.

Como siempre, es importante que les expliques por qué hay que hacerlo a diario y los problemas que les puede causar no hacerlo, entre otros el mal olor corporal que puede provocar las burlas de otros compañeros y el aislamiento social. También debes enseñarle a usar desodorante después de ducharse. Aunque aún no sude ni huela igual que al llegar a la pubertad, cuanto antes coja el hábito, menos le costará cuando de verdad sea necesario su uso.

También deben ver que tú te duchas todos los días, ya que los niños de pequeños quieren ser como sus padres y te imitarán en todo.

Explícale cómo frotarse cada parte del cuerpo sin olvidarse nada (la espalda, las orejas, los pies, los genitales). Aunque al principio no lo hará muy bien y deberás frotarle tú también. Estas pautas le ayudarán en su aprendizaje.

La parte más complicada del baño llega al tener que lavar el pelo, ya que los niños lloran cuando se les mete jabón en el ojo, con los tirones de pelo, etc. Pero la higiene del cabello es fundamental para evitar piojos, caspa y  picores. Hasta que no tenga unos 10 años deberás ayudarle tú, ya que es lo más complicado para un niño. Enséñale cómo hacerlo y déjale practicar.

Aunque sea una niña, no le dejes el pelo muy largo, ya que será más difícil de peinar y de lavar. Compra enjuagues desenredantes para hacerlo más sencillo y menos doloroso.