Cuidado InfantilRecomendadosCuidados y salud5 claves para tratar la dermatitis atópica de tu hijo

5 claves para tratar la dermatitis atópica de tu hijo

5 claves para tratar la dermatitis atópica de tu hijo 19 abril, 2018Deja un comentario
Tratar la dermatitis atópica en bebés

Conocida como eccema o eccema atópico, la dermatitis atópica es una patología de la piel muy común entre los niños, ya que afecta aproximadamente al 10% de los menores de entre tres meses y cinco años. Descubre 5 claves para tratar la dermatitis atópica de tu hijo.

¿Cómo tratar y prevenir la dermatitis atópica en los niños y bebés?

Cada vez son más los niños y bebés que están afectados por piel sensible o piel atópica, y aunque las causas de esta enfermedad no están muy claras, lo que sí se sabe es que las medidas de prevención son fundamentales a la hora de evitar los brotes de dermatitis atópica en los menores.

Si se siguen unos cuidados y pautas específicos, esta dermatitis puede llegar a remitir para siempre. De hecho, se calcula que aproximadamente el 50% de los niños que han padecido dermatitis atópica desde pequeños, consiguen curarse gradualmente antes de los cinco años de edad.

Bioderma es uno de los laboratorios dermatológicos que más importancia da a este tipo de patologías, y por ello tiene una gama dedicada exclusivamente a la piel atópica, que puede ser muy útil en el tratamiento de esta afección cutánea en tu hijo. También te será de mucha utilidad tener en cuenta estas claves:

  1. Limpieza e hidratación

Las pieles sensibles o atópicas son propensas a padecer eccemas e irritaciones constantemente. Por ello, la limpieza e hidratación de estas pieles se debe llevar a cabo a diario utilizando siempre productos específicos con pH neutro que no afecten a este tipo de piel.

Se recomienda evitar los jabones abrasivos, así como las cremas hidratantes que contengan parabenos, y también las colonias o perfumes que contengan alcohol, pues todos estos elementos químicos contribuyen al empeoramiento de la piel atópica.

A la hora del baño, lo recomendable es evitar también el agua caliente, procurando dar al niño una ducha corta y siempre con agua tibia.

Al salir de la bañera, lo ideal es que le seques bien toda la piel con una toalla muy suave evitando que quede cualquier resto de humedad. De esta forma, te asegurarás de que la crema que le vayas a aplicar a continuación penetre mucho más profundamente.

  1. Acudir al pediatra

Cuando tu hijo sufra un brote de dermatitis atópica es fundamental que lo lleves al pediatra y que sigas todas las recomendaciones que te dé este profesional. Lo más habitual es que, para reducir la inflamación y el picor, el médico le recete a tu bebé una crema corticosteroide que se suele aplicar una vez al día.

Una vez que el brote ha desaparecido y que la piel ya no tiene ninguna lesión visible, dicha crema suele ser reemplazada por una crema emoliente, cuya misión es calmar la sensación de picor y reparar también la barrera cutánea que se ha desarrollado tras el brote de dermatitis.

  1. Protege su piel del calor y del frío

La radiación solar y las temperaturas extremas son muy perjudiciales para las pieles con tendencia atópica. Por ello, si tu hijo sufre dermatitis atópica lo más recomendable es que mantengas tu casa a una temperatura de entre 20 y 22 grados, tanto en verano como en invierno.

Además, durante los meses de invierno, si tienes calefacción central en casa es recomendable que utilices humidificadores para contrarrestar la sequedad que generan estos aparatos en el ambiente.

  1. Evita el polvo

Las pieles atópicas son muy sensibles a los ácaros y el polvo. Por ello, debes evitar tener en casa alfombras, muebles, tapicerías, peluches o cualquier otro elemento que pueda acumular muchas partículas minúsculas.

  1. Ventila su habitación

El cuarto donde duerme un niño debe ser ventilado todos los días, y esta recomendación es especialmente importante en el caso de los niños que padecen dermatitis atópica. Se recomienda abrir la ventana todos los días entre 10 y 15 minutos, y hacerlo preferiblemente a una hora en la que entre el sol.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No