Cuidado InfantilRecomendadosCuidados10 consejos para buscar una niñera de confianza para tus hijos

10 consejos para buscar una niñera de confianza para tus hijos

10 consejos para buscar una niñera de confianza para tus hijos 8 Febrero, 2018Deja un comentario
Pasos para buscar niñera de confianza

Buscar una niñera no es tarea fácil, y hay muchos factores que influyen a la hora de encontrar una canguro en la que podamos depositar la confianza suficiente para dejarla al cuidado de nuestros hijos.

A continuación vamos a ver una serie de consejos que debes seguir a la hora de buscar niñera para que todo salga bien.

Consejos para buscar niñera y que sea de confianza

1. Presta atención a su formación

Siempre es interesante elegir a una niñera que tenga estudios relacionados con niños o bebés, lo que demuestra desde un primer momento que está orientada hacia ese campo, que le gusta estar con niños y trabajar con ellos, y que está preparada para hacerlo. Es una de las primeras cosas sobre las que deberías posar tu atención.

2. Fíjate en su experiencia

Igual o incluso más importante que la formación es la experiencia, algo que la canguro podrá demostrar a través de referencias o con sus trabajos previos. En la entrevista puedes aprovechar para hacerle preguntas sobre sus anteriores trabajos cuidando niños, sobre las funciones que ha desempeñado en otras casas, etc.

3. Acuerda con la niñera las funciones que desempeñará

Ya antes de la entrevista para encontrar niñera hay que dejar claro qué funciones esperas que haga la canguro: bañar a los niños, llevarlos al cole o a la guardería, ayudarles con los deberes, jugar con ellos, preparar y darles las comida, acostarlos… Debes asegurarte de que la niñera asume todas sus responsabilidades y está dispuesta a cumplir con ellas.

4. Haz una prueba antes de seleccionar niñera definitivamente

Puedes entrevistar a la canguro en casa, una entrevista que será una prueba para comprobar cómo se maneja cuidando a los niños. No hace falta que sea nada complejo, basta con una prueba muy simple para ver cómo trata a los pequeños, cómo les habla y su actitud hacia los niños.

5. Observa la reacción de los niños

Está claro que un bebé poco podrá decir, pero su gestualidad es una pista sobre cómo se siente con otra persona. Si haces esta prueba, fíjate en cómo se desenvuelven tus hijos, en cómo hablan -según la edad que tengan- o en cómo juegan con la niñera. ¿Se adaptan a su posible cuidadora?

6. Ten en cuenta el carácter de tus hijos

Desde nuestro punto de vista tenemos unos hijos perfectos, pero hay que tener en cuenta el carácter de los hijos a la hora de elegir niñera. Si los caracteres de los niños y la canguro son incompatibles difícilmente congeniarán, y será una experiencia difícil para ambos. Solo tú sabes con qué canguro se relacionará mejor tu hijo.

7. Asegúrate de que entiende las normas familiares

Todas las familias tenemos unas normas, que pueden ser diferentes a las que pueda tener la canguro. Por eso es importante que a la hora de elegir niñera dejes claras esas normas familiares y la niñera las asuma para evitar problemas en la educación de nuestros hijos.

8. Busca una niñera cerca de ti

Si solo buscas canguro de forma puntual esta cuestión no es tan importante, pero si lo que necesitas es una niñera para el día a día la proximidad y el conocimiento de tu zona es un plus. Puedes buscar una canguro cerca de ti a través de los mapas de geolocalización.

9. Que tu niñera sepa primeros auxilios

Esperemos que nunca necesite aplicarlos, pero el conocimiento de primeros auxilios es otro punto a favor para la niñera, que tendrá los conocimientos necesarios para actuar ante situaciones que exigen una respuesta rápida a la vez que serena.

10. Es mejor que disponga de recursos emocionales

Las niñeras emocionalmente inestables o con una carencia de recursos emocionales no parecen las personas más indicadas para hacerse cargo de niños pequeños. Tampoco una persona que pase por un momento personal difícil, como puede ser la muerte de un ser querido. Asegúrate de que la niñera está emocionalmente bien y que es capaz de gestionar sus emociones y las de los demás de forma equilibrada.