Cuidado InfantilRecomendadosCuidados y saludQué es el Helicobacter pylori y cómo afecta a los niños

Qué es el Helicobacter pylori y cómo afecta a los niños

Qué es el Helicobacter pylori y cómo afecta a los niños 22 mayo, 2018Deja un comentario
Contagio de Helicobacter pylori en niños

Quizá nunca hayas oído hablar de la bacteria Helicobacter pylori, pero se trata de una bacteria que afecta a la mitad de la población mundial produciendo problemas como gastritis o úlcera de estómago. Presenta una incidencia especial en los países en vías de desarrollo, pero también puede ser un problema en el primer mundo; y un porcentaje de quienes la padecen son niños.

Eso sí, aunque afecte a una de cada dos personas no siempre se desarrolla, y en el caso de los niños es más difícil detectarla, puesto que no siempre nos comunican con precisión sus síntomas. Por eso, vamos a tratar de arrojar algo de luz sobre el Helicobacter pylori.

Qué es el Helicobacter pylori

Como hemos dicho, se trata de una bacteria que afecta a la mitad de la población adulta. Está en el estómago, y aunque su descubrimiento es relativamente reciente -hace unos 30 años- se estima que esta bacteria ha vivido en estómagos humanos desde hace más de 60.000 años. Tanto en adultos como en niños, la mejor forma de detectarla es a través de una biopsia del estómago, aunque también puede detectarse con pruebas menos molestas como los análisis de heces o la prueba del aliento.

Contagio y síntomas del Helicobacter pylori en niños

 No está clara la causa del contagio del Helicobacter pylori, pero todo apunta a una relación entre la fuente de agua potable y la frecuencia de la infección. Entre adultos en países en vías de desarrollo todo apunta a un contagio por vía fecal-oral, mientras que en niños destaca la vía oral-oral a través del vómito, lo que explicaría la incidencia de esta infección en guarderías. Si los padres tienen este problema es más probable que los pequeños de la casa se contagien, pero no es un factor determinante.

Respecto a los síntomas que nos pueden alertar como padres de que tenemos un problema de Helicobacter pylori que podamos contagiar a nuestros hijos, se trata de una sintomatología similar a la de las úlceras o la gastritis. Cuando se desarrolla la infección, viene acompañada de un dolor de estómago y las molestias que pueden asociarse a las úlceras. Eso sí, hay que tener en cuenta que normalmente la bacteria permanece “inactiva”, no desarrolla ningún tipo de síntoma. De hecho, la mayoría de infectados por Helicobacter pylori no lo saben, ya que no afecta a su estado y salud mental de ninguna manera.

Cuando hablamos del Helicobacter pylori en los niños, el síntoma más evidente es el dolor abdominal frecuente, intenso y/o persistente. Se trata de un malestar que habitualmente se localiza en la boca del estómago y aparece tras las comidas, aunque también es posible que se manifieste por la noche, llegando a despertar al niño. Eso sí, habrá que descartar que se trate del dolor abdominal funcional que experimentan los más pequeños, que es benigno.

Tratamiento y prevención del Helicobacter pylori

 Una vez confirmado el diagnóstico de la infección por Helicobacter pylori se inicia un tratamiento en el que se combinan dos o tres antibióticos, además de un protector estomacal, en especial en el caso de los niños. El tratamiento médico puede alargarse durante una o dos semanas, y se pueden generar intolerancias. Por esa razón, se recomienda tratar el Helicobacter pylori solo cuando sea estrictamente necesario bajo la supervisión del médico que nos ha confirmado el diagnóstico.

Al no conocer con precisión el origen de esta infección es muy difícil hablar de prevención del Helicobacter pylori. Para que se produzca el contagio se necesita una convivencia estrecha y prolongada en el tiempo, lo que explica que sea más fácil que un niño se infecte si otros familiares tienen esta bacteria en el estómago, por lo que las medidas de prevención deberán ir enfocadas a tratar esta dolencia en los adultos de la casa si se detectan sus síntomas, de modo que no termine pasando a los hijos.