Cuidado InfantilSaludPiojos y liendresDecálogo contra los piojos y liendres

Decálogo contra los piojos y liendres

Decálogo contra los piojos y liendres 3 Julio, 2008

Conoce qué son los piojos y cómo eliminar los piojos gracias a este sencillo decálogo:

¿Qué hago si mi hijo tiene piojos y liendres?

  1. Adquiere un producto contra los piojos: acude preferiblemente a tu farmacia. Allí recibirás información por parte de un profesional de los diferentes champús para eliminar piojos que existen actualmente en el mercado, así como de sus características y su efectividad. Sigue las instrucciones indicadas en el producto anti piojos, de manera que puedas matar a los piojos padres y a sus crías antes de que el piojo tenga capacidad de reproducirse. Los productos no suelen acabar con las liendres o huevos del piojo, por eso es importante matar al piojo antes de que alcance su fase reproductiva.

    fotos piojos
    Cómo eliminar los piojos. Decálogo contra los piojos.
  2. Utiliza un peine anti piojos de púas finas, específico para eliminar los piojos y liendres del pelo de tus hijos. El uso de este peine anti liendres es muy sencillo: lo primero que debes hacer es desenredar bien el pelo de tu hijo y echarlo hacia delante, de manera que le tape la cara. A continuación, llena un poco el lavabo con agua y comienza a pasar el peine, de atrás hacia delante y tocando la piel de la cabeza. Una vez termines de peinar a tu hijo, asegúrate de limpiar bien las púas del peine, pues de lo contrario podría convertirse en una nueva fuente de contagio.
  3. Piojos y vinagre: Un buen remedio casero para quitar los piojos es el vinagre: cada vez que laves la cabeza de tus niños, después del champú y el aclarado, échales un chorro de vinagre. En todo caso, después de lavarle la cabeza al niño conviene aplicar siempre un suavizante o acondicionador. En el peinado diario hay que humedecer generosamente la cabeza con colonia para niños o aplicar gomina.
  4. Observa a tu hijo y su entorno: si el niño empieza a rascarse con frecuencia, si le ves con el pelo muy revuelto o te dice que le pica la cabeza, examínale ese mismo día para ver si tiene piojos y eliminar las liendres.
  5. Evita el pelo largo y suelto: cuanto más corto lleve el pelo tu hijo, menos posibilidades existen de que se produzcan contagios. Las niñas suelen tener más facilidad para coger piojos al llevar el pelo largo, por eso es importante que hagas coletas o trenzas a tu hija, que le  impidan entrar en contacto directo con el pelo de otros niños.
  6. A la hora del baño, cada niño debe tener su propia toalla y su propio peine o cepillo, tanto en casa como en el colegio. También es aconsejable que en clase los niños guarden sus jerséis, chaquetas y gorros en su propia mochila, en lugar de colgar las prendas en los ganchos de los armarios del colegio, que suelen estar muy juntos.
  7. Evita el contacto de las cabezas de los niños: el momento de más riesgo de contagio de piojos es cuando los niños juntan las cabezas para jugar, se reúnen para hacer un puzzle, etc.

    piojos
    Cómo quitar los piojos.
  8. Enseña a tu hijo a cuidar su pelo: aunque en España no está muy extendido, en Estados Unidos se ha puesto de moda el wet combing, que consiste en enseñar a los niños a peinarse con una lendrera después de la ducha y con el pelo mojado.
  9. La detección precoz es el mejor tratamiento para quitar los piojos: revisa a menudo las cabezas de tus hijos y en caso de descubrir piojos, aplica un tratamiento seguro y eficaz. Es aconsejable seguir unas pautas de higiene que optimicen el tratamiento anti-piojos, como desinfectar cepillos y peines sumergiéndolos en alcohol o agua caliente durante una hora.
  10. En caso de infesta de piojos, informa inmediatamente al colegio, pero sin crear alarma. Conciénciate de que el hecho de que tu hijo tenga piojos no es motivo de vergüenza. Así ayudarás a otros padres a evitar y controlar la aparición de piojos en el pelo de sus hijos. De igual manera, no te escandalices si recibes una carta del colegio avisando de una posible infesta de piojos. Simplemente revisa más a menudo las cabezas de tus hijos y estate pendiente de los signos que podrían indicar una infesta.