Cuidado InfantilMesesNiño de 2 años

Niño de 2 años

¡Un terremoto! La mayoría de mamás y papás de niños de 2 años describen así a sus hijos. Además, muchos de ellos desarrollan su primera etapa “rebelde” ya que se vuelven algo más desobedientes y egoistas con sus cosas. Hay que tener mucha paciencia pero sin ser permisivos.

El niño de 2 años va a conocer un lugar totalmente nuevo que formará parte de su vida a partir de ahora, la guardería y, más adeante, el colegio. Allí conocerá sus primeros amiguitos y aprenderá valores tan básicos como la amistad, solidaridad y respeto.

¡Conversa con él! No tengas miedo a sus preguntas y estimúlale para que te cuente sus experiencias.

Alimentación del niño de 2 años

alimentacion niño 2 años A partir de los 2 años, el niño ya no se encuentra en el período de lactancia, por lo que su alimentación cada vez se va pareciendo más a la de un adulto.

No obstante, la leche sigue siendo muy importante, aunque en menor medida, ya que los expertos recomiendan no administrar al niño de 2 años más de medio litro de leche al día.

En esta etapa es importante, además, un aporte importante de hidratos de carbono en forma de cereales, arroz y pasta, así como carne pollo, ternera, cordero o conejo.

Por último, es hora de introducir más verduras y pescado en la alimentación del niño de 2 años.  Ya pueden tomar pescados azules y evitar las patatas fritas cuando nos referimos a verdura.

Consulta este práctico calendario de introducción de alimentos que hemos encontrado.

Estimulación y juegos para el niño de 2 años

¿Cómo mejoro el lenguaje y la forma de expresarse de mi hijo? Aquí tienes consejos y recomendaciones para estimular esta etapa tan bonita del desarrollo de un niño y alguna recomendación más:

Amplía su vocabulario poco a poco con nuevas palabras dentro de una temática. Por ejemplo, cuando quiera jugar contigo, no le digas que traiga "sus juguetes" en general, sino que los llames por su nombre concreto: coche, pelota, muñeca, peluche... Sobre todo, lo que más recomiendan los expertos es practicar la conversación espontánea con los niños: preguntándoles qué han hecho hoy en el cole les ayudarás tanto a practicar su memoria como su expresión lingüística. El niño de 2 años, aparte del lenguaje, debe ser estimulado para que realice por sí mismo otras tareas cotidianas, por ejemplo, bañarse solo o lavarse las manos. Ya verás lo rápido que aprende.

Desarrollo y educación del niño de 2 años

El niño de 2 años ya camina perfectamente, comienza a correr y dar saltos, incluso puede montarse y moverse encima de un triciclo.

Además, está casi preparado para un cambio muy importante, quitarse el pañal e ir él solito al baño, aunque todavía falta un poquito para que lo pueda hacer con garantías.

Su desarrollo del lenguaje es esencial, puesto que a esta edad desarrolla muchas relaciones sociales que le servirán para ir afianzando sus primeros conocimientos sobre cómo desenvolverse entre otras personas.

El niño de 2 años ya tiene edad para ir a la guardería. En función de la personalidad de cada niño, este cambio será más o menos fácil para él, pero es necesario para aprender valores importantísimos como el respeto, la amistad o el altruismo.

¡Mucha paciencia en esta época! El niño de 2 años desarrolla lo que llaman "la etapa rebelde". Puede que se vuelva un poco egoísta y desobediente.

 

Consejos para papás de niños de 2 años

¿Tu niño de 2 años pregunta mucho y no sabes cómo actuar en determinadas ocasiones? No te preocupes, es una etapa normal y lógica en su vida y lo último que debes hacer es no contestarle o castigarle, puesto que no le estás ayudando a sentir curiosidad e investigar el mundo que le rodea.

Otro consejo para papás de niños de 2 años es que, de momento, no entren en contacto con ordenadores, tabletas ni teléfonos móviles, ya que deben desarrollar todos sus sentidos por igual. Ya habrá tiempo más adelante para la tecnología.

Por último, una duda que muchos papás se preguntan es si es normal que el niño de 2 años todavía se chupe el dedo. Sí, es algo normal porque los bebés, desde que se encuentran en el útero materno, aprenden a relajarse de esa manera, pero a partir de esta edad, si el niño continúa insistiendo,  hay que empezar a pensar en cómo disminuir ese vicio, puesto que el niño puede lastimarse el paladar e influir en el correcto crecimiento de sus dientes.