Cuidado InfantilSin categoríaAprende a conservar las papillas caseras del bebé con estos consejos

Aprende a conservar las papillas caseras del bebé con estos consejos

Aprende a conservar las papillas caseras del bebé con estos consejos 27 Marzo, 2018Deja un comentario
Cómo conservar las papillas del bebé

Antiguamente, las papillas caseras eran la única opción a la hora de alimentarse. En la actualidad, la alimentación del bebé puede ser distinta, escogiendo entre papillas caseras o papillas compradas tipo potitos. Está claro que la segunda opción es más cómoda, no obstante, la primera opción es más económica y natural, mucho más natural. Si decides alimentar al bebé con papillas caseras, seguramente harás más cantidad de la necesaria, algo bueno, pues así tendrás para más días.

Si te gusta preparar purés, siempre puedes comer el excedente. Si prefieres guardarlo, te damos unos trucos para conservar las papillas caseras fácilmente en casa. Recuerda que son productos sin conservantes y, por tanto, aguantan menos.

Conservar las papillas caseras en la nevera

Es importante saber que las papillas de verduras, carne y pescado, suelen durar unas 48 horas en la nevera. Intenta que no estén más de 2 días ahí. Este dato puede ser útil a la hora de guardar la comida o la merienda de un día para otro. Eso sí, el bebé repetirá menú.

En el caso de las papillas de fruta, es mejor dárselas al bebé recién hechas. Están más ricas, la textura es mejor y las propiedades no se pierden. También puedes prepararlas por la mañana y dársela por la tarde, aunque ten siempre presente que hay frutas que se oxidan. En este caso, añade una gota de limón.

Si decides conservar las papillas en la nevera, introdúcelas en un tarro de cristal, siempre esterilizado. Nunca metas la comida caliente en la nevera, espera siempre a que se enfríe un poco. Además, es conveniente siempre meterla en la parte más fría de la nevera.

Almacenar las papillas caseras en el congelador

¿Es posible conservar las papillas en el congelador? Sí, es posible. De esta forma, tendrás un amplio menú que podrás escoger cada día. En cuanto a los tiempos de congelación, recuerda que los purés de pescado y carne pueden estar hasta 3 meses congelados. Los de verduras, podrán aguantar hasta 6 meses perfectamente. No obstante, en todos los casos se debe llevar a cabo un procedimiento.

Antes de preparar las primeras papillas del bebé y congelar las papillas caseras deberás:

  • Cocer los alimentos que van a formar parte del puré, siempre sin añadir sal extra.
  • Utilizar recipientes de vidrio que se cierren correctamente. Nunca plástico.
  • Hierve previamente los recipientes en los que vas a guardar el puré casero. De esta forma evitarás que los gérmenes puedan proliferar en el proceso de congelación y conservación de los alimentos.
  • Ordena estos alimentos con etiquetas que indiquen la fecha en la que se congelan.
  • Como en el caso de la nevera, no congeles alimentos que están aún calientes.
  • Congela siempre poco después de prepararlos, mantendrán mejor las propiedades.
  • Conserva las papillas caseras en recipientes individuales, así evitarás congelar y descongelar innecesariamente.

Cómo descongelar las papillas

Si has congelado las papillas, no sólo debes tener en cuenta cosas a la hora de congelar las papillas caseras. También deberás tener en cuenta una serie de premisas a la hora de descongelar:

  • Descongela siempre lentamente. Si tienes prisa, evita el microondas, es mejor descongelar al baño maría.
  • Cuando descongeles, pon la papilla a hervir durante unos minutos. De esta forma, si hay alguna bacteria o germen, acabarás con ellas.
  • No congeles jamás nada que ya has descongelado.

Más consejos para conservar las papillas en casa

Asimismo, hay alimentos que se pueden congelar y otros que no. Las texturas cambian en muchos ingredientes. Así, por ejemplo, la fruta es mejor no congelarla. En el caso de que tengas que hacerlo, intenta no usar naranjas. Estas frutas, cuando se congelan, pierden totalmente la vitamina C. Un recurso útil sería añadir un poco de naranja cuando descongelemos la papilla.

En las papillas de verduras, evita congelar alimentos como zanahorias, nabos o patatas. Además, tampoco es recomendable congelar papillas con lácteos. Como en el caso de las frutas, mejor añadirlos después, cuando la papilla esté descongelada.