Cuidado InfantilOcio con niñosCuentos infantilesCuéntame un cuento: Consejos para estimular la lectura

Cuéntame un cuento: Consejos para estimular la lectura

Cuéntame un cuento: Consejos para estimular la lectura 3 Diciembre, 2009Deja un comentario

Consejos para padres de niños pequeños. Trucos para hacer de la literatura infantil una fiesta con tus hijos:

  • No esperes que tu hijo pequeño se quede sentado y quieto con un libro.Los niños que están empezando a andar necesitan moverse, y no debes preocuparte si saltan, juguetean o se revuelcan mientras lees. Aunque no paren de moverse, están escuchando.

    libros infantiles
    Hay que fomentar la lectura entre los niños desde muy pequeños
  • Recita rimas, canta canciones y ¡comete errores! Haz una pausa para que tu hijo complete una frase o recite un estribillo. Comete errores a propósito para que el niño lo descubra.
  • Elige libros entretenidos. Los libros con animales o máquinas invitan al movimiento y a hacer sonidos. Los troquelados y manipulativos, favorecen el desarrollo intelectual. Los libros con ilustraciones detalladas o elementos recurrentes ocultos en los dibujos son excelentes para investigar y debatir.
  • Haz de la lectura una actividad breve, sencilla y frecuente. Lee a tu hijo con expresión y humor y usa diferentes voces. ¡Hazlo más divertido!
  • Todos los días son una aventura para los niños pequeños. Escoge libros sobre sentimientos y experiencias cotidianas. Ayudará a tus hijos a adquirir hábitos apropiados. Tu hijo se identificará con los personajes cuando se lavan, se visten, comen, salen al parque, duermen una siesta y juegan.
  • Haz preguntas. Tómate tu tiempo para escuchar las respuestas de tu hijo. Así, le ayudarás a desarrollar destrezas lingüísticas y, al mismo tiempo, descubrirás qué le motiva.
  • Juega con sus preferencias. Lee sus cuentos infantiles preferidos una y otra vez. Busca libros sobre las cosas que más le gustan: trenes, animales, la luna. Estos libros pueden ampliar su capacidad de atención y fomentarán el entusiasmo por la lectura.
  • ¿No se divierte? Prueba con otro cuento o en otro momento del día. Leer con un niño muy pequeño consiste principalmente en construir experiencias positivas con los libros, no de terminar cada libro que se empieza a leer.

Pero siempre, siempre, ¡que la lectura sea una fiesta!

No esperes que tu hijo pequeño se quede sentado y quieto con un libro.

Los niños que están empezando a andar, necesitan MOVERSE, y no debes preocuparte si saltan, juguetean o se revuelcan mientras lees. Aunque no paren de moverse, están escuchando.

Recita rimas, canta canciones y ¡comete errores!

Haz una pausa para que tu hijo complete una frase o recite un estribillo. Comete errores a propósito para que el niño lo descubra.

Elije libros entretenidos

Los libros con animales o máquinas invitan al movimiento y a hacer sonidos. Los troquelados y manipulativos, favorecen el desarrollo intelectual. Los libros con ilustraciones detalladas o elementos recurrentes ocultos en los dibujos son excelentes para investigar y debatir.

Haz de la lectura una actividad breve, sencilla y frecuente

Lee a tu hijo con expresión y humor y usa diferentes voces. ¡Hazlo más divertido!

Todos los días son una aventura para los niños pequeños

Escoge libros sobre sentimientos y experiencias cotidianas. Ayudará a tus hijos a adquirir hábitos apropiados. Tu hijo se identificará con los personajes cuando se lavan, se visten, comen, salen al parque, duermen una siesta y juegan.

Haz preguntas.

Tómate tu tiempo para escuchar las respuestas de tu hijo. Así, le ayudarás a desarrollar destrezas lingüísticas y, al mismo tiempo, descubrirás qué le motiva.

Juega con sus preferencias

Lee sus cuentos preferidos una y otra vez. Busca libros sobre las cosas que más le gustan: trenes, animales, la luna. Estos libros pueden ampliar su capacidad de atención y fomentarán el entusiasmo por la lectura.

¿No se divierte?

Prueba con otro cuento o en otro momento del día. Leer con un niño muy pequeño consiste principalmente en construir experiencias positivas con los libros, no de terminar cada libro que se empieza a leer.