Cuidado InfantilEducaciónComportamientoTemores infantilesPautas para vencer el miedo a la oscuridad de los más pequeños

Pautas para vencer el miedo a la oscuridad de los más pequeños

Pautas para vencer el miedo a la oscuridad de los más pequeños 27 Septiembre, 2017Deja un comentario
Consejos para quitar el miedo a la oscuridad en niños

¿Tu hijo/a tiene miedo a la oscuridad y no sabes qué puedes hacer para mitigarlo? No te preocupes. Este temor suele ser uno de los miedos infantiles más comunes y, por suerte, existen numerosos recursos para vencer el miedo a la oscuridad de los niños. La clave está en normalizar la situación, tener mucha paciencia y hacer ver a tu hijo que la oscuridad puede ser una gran aliada. Sigue leyendo y descubre nuestras pautas para trabajar el miedo a la oscuridad de los niños. ¡Te sorpenderán!

¿Por qué mi hijo tiene miedo a la oscuridad?

Para hablar sobre las causas del miedo a la oscuridad en los niños, deberíamos abordar en primer lugar el origen de este temor.

Muchos expertos aseguran que el miedo infantil a la oscuridad se sitúa antes de los dos años de edad, justo en el momento en que los padres habilitan una habitación para el bebé o el niño y este debe dormir solo por primera vez. Este es un paso imprescindible para la madurez y el crecimiento del pequeño, pero en muchas ocasiones puede convertirse en una situación traumática para él, puesto que debe lidiar con el sentimiento de soledad por primera vez.

Conocer de antemano esta posibilidad -puesto que no todos los niños desarrollan este temor- nos permitirá combatir el miedo a la oscuridad desde el primer momento.

Evgeny Atamanenko || Shutterstock

¿Cómo trabajar el miedo a la oscuridad en los niños?

Si queremos vencer el miedo a la oscuridad de los niños, tendremos que apostar por dinámicas y juegos en los que la oscuridad sea una más. También es conveniente que nosotros, como padres, replanteemos algunas de nuestras costumbres y no infundamos temores innecesarios en los más pequeños. ¡Olvidémonos de los cuentos del coco y del hombre del saco! Te sorprenderá saber lo negativas que pueden llegar a ser estas historias para el sueño del bebé y del niño.

Dicho esto, ¿cuáles son las mejores dinámicas para quitar el miedo a la oscuridad en los niños? Presta especial atención:

Juegos para superar el miedo a la oscuridad de los niños

¡Empecemos por lo más divertido! Porque jugar es, sin lugar a dudas, la táctica más efectiva para superar un temor. ¿Por qué no convertir la oscuridad en un personaje más de nuestros juegos en familia?

  • La gallinita ciega: Un juego de sobra conocido que, sin embargo, puede ayudarnos enormemente en nuestro propósito. Con la luz de la habitación encendida y los ojos vendados, busca a tu hijo/a por la habitación. Luego tendrás que invertir los papeles y dejar que tu hijo se acostumbre a la momentánea oscuridad de la venda.
  • La piñata: Llena un recipiente de papel o cartón con chucherías y cuélgalo del techo. Acto seguido tapa los ojos de tu hijo y anímale a romper el recipiente con la ayuda de las manos.
  • Sombras chinescas: Alíate con la oscuridad y crea divertidas siluetas de personas o animales con tus manos. ¡Tu hijo tendrá que adivinarlas!
  • ¿Quién hace este ruido?: De forma similar a la dinámica anterior, apaga las luces e imita el sonido de algún animal (gato, perro, vaca, cerdito…) De esta manera, tu hijo no solo se divertirá tratando de adivinar el origen de ese sonido, sino que empezará a familiarizarse con los ruidos extraños que pueda escuchar en la oscuridad.

Libros para niños con miedo a la oscuridad

Existen numerosos cuentos infantiles para superar el miedo a la oscuridad que puedes leer a tu hijo justo antes de dormir. Todos ellos cuentan con divertidas y originales ilustraciones que ayudarán a los más pequeños a ver la oscuridad como la protagonista de sus historias favoritas.

  • A todos los monstruos les da miedo la oscuridad, de Michäel Escoffier
  • Encender la noche, de Ray Bradbury
  • Yo mataré monstruos por ti, de Santi Balmes
  • Mi amiga la oscuridad, de Ella Burfoot
  • No me da miedo la oscuridad, de Carole Bauvers
  • El monstruo que se comió la oscuridad, de Joyce Bumbar