Cuidado InfantilAlimentaciónLactanciaPros y contras de prolongar la lactancia materna

Pros y contras de prolongar la lactancia materna

Pros y contras de prolongar la lactancia materna 10 Abril, 2018Deja un comentario
Ventajas e inconvenientes de la lactancia materna

Hay una clara tendencia a prolongar la lactancia materna. Esta tendencia se basa en estudios que demuestran los beneficios asociados a esta situación frente a la alimentación por leche de fórmula, también extendida en el tiempo. Como madre, quizá estés un poco saturada de tanta información sobre la lactancia materna. No sabes muy bien qué decidir. Por este motivo, te acercamos los pros y contras de prolongar la lactancia materna, a continuación.

Los beneficios de prorrogar la lactancia materna

Sí, la leche materna tiene muchísimos beneficios para el bebé. Es el sustento natural mediante el cual, el niño, crece sano durante los primeros meses de su vida. Numerosos estudios se han centrado en estudiar qué hace tan especial este alimento y los beneficios que se asocian a la prorrogación de la lactancia materna.

  • Para empezar, las propiedades de la leche materna no se deterioran con el paso del tiempo. La cantidad de grasa de la leche aumenta después de los primeros meses. Esto significa que, si un niño de más de un año se alimenta con leche materna, podrá cubrir, sin problemas, 1/3 de sus necesidades calóricas y proteicas.
  • La leche materna es esencial para dar forma al sistema inmunitario del bebé. Al prolongar la lactancia materna, ese sistema inmunitario infantil se refuerza. Está comprobado que los niños que son lactantes después de un año contraen menos infecciones. Además, cuando enferman, se recuperan con mayor rapidez.
  • Hay estudios que demuestran que los niños que han recibido lactancia materna durante más tiempo tienen menos probabilidades de desarrollar enfermedades metabólicas y autoinmunes. Esto es debido a algunos de los factores inmunológicos presentes en la leche materna, que aumentan su concentración durante el segundo año.
  • Desde un punto de vista emocional, prolongar la lactancia materna hace que el niño tenga mayor equilibrio. Consolida los vínculos madre e hijo, por lo que el pequeño desarrolla un apego seguro. Dejan fuera problemas como la ansiedad y miedos.

Todos los beneficios no están relacionados únicamente con el bebé. La prolongación de la lactancia materna también afecta de forma positiva a las madres. Las lactantes tienen un riesgo menor de desarrollar enfermedades como diabetes tipo 2, cáncer de mama y ovario, hipertensión o incluso reduce los riesgos de sufrir un infarto de miocardio.

Los inconvenientes de alargar la lactancia materna

Frente a todos estos beneficios, tenemos algunos inconvenientes de alargar la lactancia materna. Ya de por sí, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. A partir de ese momento es importante comenzar a dar alimentos sólidos al bebé. No obstante, indican que, si la madre y el niño lo desean, no hay problema en alargar la lactancia hasta el segundo año o más, según algunos pediatras.

¿Entonces? ¿Cuál es el inconveniente? Vemos un claro problema a nivel social. Hay muchos estereotipos. Hay personas que observan este tipo de lactancia extendida como una aberración, y que creen que el niño es demasiado grande para darle el pecho.

Si hablamos de inconvenientes reales, quizá el principal sea la falta de tiempo. Dar de mamar es esclavo, y no todas las madres disponen de tiempo suficiente para ello. Además, recuperar el día a día, la rutina en el trabajo, llevando almohadillas, protectores y sostenes de lactancia puede ser más incómodo. No obstante, la decisión es completamente personal.

Desde un punto de vista físico, hay algunas madres que experimentan dolor en el pecho al prolongar el periodo de lactancia. No son los casos más comunes, pero existen. Lo que sí es cierto es que este tipo de práctica aumenta la probabilidad de irritación, mastitis y obstrucciones en el pecho. Además, retrasa los periodos de menstruación, por lo que quedarse nuevamente embarazada, en algunos casos, podría ser un poco más complicado.