Cuidado InfantilAlimentaciónLactanciaClaves para pasar de la lactancia artificial a la lactancia materna exclusiva

Claves para pasar de la lactancia artificial a la lactancia materna exclusiva

Claves para pasar de la lactancia artificial a la lactancia materna exclusiva 2 Noviembre, 2017Deja un comentario
Cómo pasar del biberón a la lactancia materna exclusiva

Por causas diversas puede que la lactancia materna se vea interrumpida temporalmente o no llegue a iniciarse y que el bebé se alimente con leche artificial, pero debes saber que es posible volver a darle el pecho a un pequeño aunque haya sido destetado. No es sencillo pasar de la lactancia artificial a la lactancia materna exclusiva, pero sí existe la posibilidad de volver a proporcionarle los beneficios de la lactancia materna, siempre es buena idea intentarlo.

¿En qué consiste relactar?

Al proceso de paso de la lactancia artifical o mixta a la lactancia materna exclusiva se le denomina relactar y se trata de un proceso que tiene un doble objetivo:

  • Lograr que una madre vuelva a producir leche (o lo haga por primera vez).
  • Conseguir que el bebé acepte el pecho y lo prefiera al biberón, al que tal vez ya se ha acostumbrado.

Un problema médico, del niño o de la madre, que desaconseje la lactancia materna por un tiempo, una separación forzosa que ha impedido a la madre dar el pecho, problemas de carácter psicológico (depresión post parto) que hacen que la mujer no se sienta capaz en un primer momento de amamantar a su hijo, la llegada de un bebé adoptivo… Son algunos casos en los que la lactancia materna no se da o se interrumpe y en los que el bebé se alimenta con leches infantiles específicas.

¿Se puede volver a la lactancia materna después de relactar?

En cualquier momento una madre puede decidir relactar, es decir abandonar la lactancia artificial o la lactancia mixta y volver a disfrutar de la experiencia única de alimentar a su pequeño. En la mayoría de los casos es posible, aunque establecer la lactancia materna exclusiva después de relactar, eliminando cualquier complemento alimenticio artificial, puede llevar un par de semanas o más. Por otra parte, hay que tener en cuenta dos de factores que pueden hacer que la relactancia resulte más o menos complicada:

  1. La edad del bebé. Cuanto más pequeño sea el niño más fácil será que quiera agarrarse de nuevo al pecho de su madre y alimentarse de él. Ten en cuenta que para un bebé, tomarse su biberón implica un esfuerzo menor que el que supone tener que succionar el pecho para obtener la leche.
  2. El tiempo transcurrido desde que se abandonó la lactancia materna. Entre menor sea, más fácil resultará relactar. Al niño no le habrá dado tiempo de “olvidarse” del pecho y acostumbrarse a l biberón y a la leche artificial. Para la madre, también será más sencillo volver a producir leche si el tiempo transcurrido desde la última toma es corto.

Cómo abandonar la lactancia artificial o mixta y volver a la materna

El paso de dejar el biberón y volver a la lactancia materna siempre ha de ser progresivo y para realizarlo conviene contar con asesoramiento especializado. Ante todo, la madre que quiera relactar debe estar convencida de su decisión y motivada al máximo, ya que el proceso requiere algo de paciencia. Si quieres empezar con la lactancia materna de nuevo, los pasos para abandonar el biberón y volver a la lactancia materna podrían resumirse en los siguientes:

  • Se trata de intentar que los senos vuelvan a producir leche y en la cantidad necesaria para alimentar al bebé. Para lograrlo, la estimulación de ambos pechos es básica. Los masajes específicos y los primeros intentos de extracción manual o mecánica de la leche deben empezar cuanto antes.
  • Contacto piel con piel. Para conseguir relactar, el niño debe estar el máximo tiempo posible “pegado” al pecho de mamá, sintiéndose a gusto… solo así, en cualquier momento, agarrará el pezón y probará a succionar.
  • Hay que eliminar el biberón lo antes posible. Al principio, el niño tendrá que seguir tomando su leche artificial, pero es mejor que lo haga en un vaso especial para este fin, en cuchara o con una jeringuilla (según su edad), no en biberón.
  • A medida que la madre tenga leche hay que ir reduciendo la cantidad de leche artificial poco a poco, rebajando a un ritmo de entre 20 – 50 ml. cada dos – tres días (según peso y edad) y siempre vigilando que el bebé no pierda peso.
  • Un truco que puede ayudar es verter unas gotas de leche materna en el pezón para que el pequeño se anime a probar y facilitar el agarre.
  • También hay fármacos para estimular la producción de leche materna pero solo se debe recurrir a ellos por indicación médica.