Cuidado InfantilAlimentaciónLactanciaCómo dar el biberón a mellizos

Cómo dar el biberón a mellizos

Cómo dar el biberón a mellizos 2 Noviembre, 2017Deja un comentario
Consejos para dar biberón a mellizos

Si has tenido mellizos o gemelos, a la hora de alimentar a los dos bebés el trabajo se duplica pero, ante todo, no debes agobiarte sino pensar que tienes dos maravillosas criaturas que, por supuesto, vas a poder atender organizándote bien y contando con el asesoramiento y la ayuda adecuada. Dar el biberón a gemelos o mellizos no es una tarea complicada si aprendes a hacerlo correctamente y con paciencia desde el principio.

La lactancia materna es perfectamente viable también en el caso de partos múltiples. Aun así, si por consejo médico o por decisión propia optas por dar biberón a tus pequeños, durante las primeras semanas pensarás que te faltan manos pero no te preocupes, porque alimentar a dos bebés a la vez no es tan complicado como parece.

Ten en cuenta que tus hijos son dos personitas diferentes y tendrás que alimentarlos respetando las características de cada uno de ellos, aunque intentando llevar en lo posible un ritmo de tomas similares para que la lactancia te resulte más sencilla. Descubre a continuación más consejos para dar el biberón a gemelos o mellizos cada día.

Consejos para dar el biberón a bebés mellizos

A la hora de dar el biberón a tus gemelos o a tus mellizos, procura que coincidan en el tiempo, manteniendo un horario aproximado pero siempre flexible. Guíate por la demanda del más “tragón”. Si uno muestra síntomas de querer comer, lo más probable es que el otro lo haga poco tiempo después. Además, algunos consejos útiles para dar el biberón a mellizos en este caso son:

  • Ten siempre los dos biberones preparados a la vez. Es cuestión de minutos. Si uno manifiesta apetito, el otro no tardará demasiado en pedir su comida. Ten en cuenta que si estás alimentando a uno, no puedes interrumpir el proceso para preparar el biberón del otro.
  • Si quieres darles leche materna, tendrás que haber realizado una previa extracción manual o mecánica. Tira “de largo”. Independientemente de que tus hijos tomen leche materna o de continuidad, dispón de las cantidades idóneas para las tomas según su edad y ten siempre a mano un poco más (al menos 30ml.) por si notas que uno de los pequeños parece haberse quedado con hambre.
  • Vigila la postura al darles el biberón. Es fundamental en el caso de mellizos. Los niños y tú debéis estar cómodos mientras dura la toma, sobre todo si quieres que ambos bebés tomen el biberón en tu regazo. Tienes almohadas, cojines, incluso toallas especiales de lactancia para que los pequeños coman a gusto sin que tu espalda sufra y acabes con alguna dolencia importante.
  • Biberones específicos. Pensando en la crianza de mellizos, tienes tipos de biberones “manos libres” que pueden resultar de gran ayuda. Se diferencian de los tradicionales en que tú no tienes que sujetarlos mientras los bebés toma su leche. Son súper ligeros y el “truco” está en que cuentan con una goma interior que conecta el alimento con la tetina, de manera que la leche fluye sin que tengas que inclinar el biberón con tus manos para que la leche llegue a la boca del pequeño.

¿Y cómo amamantar a mellizos?

Si tienes mellizos, las pautas para alimentarlos de manera adecuada son similares, tanto si eliges la lactancia materna como si optas por el biberón. Poco a poco irás descubriendo sus tiempos y alimentarlos resultará cada día más sencillo.

Si decides dar el pecho a los gemelos o mellizos, en la mayoría de los casos dispondrás de leche suficiente para amantar a tus dos bebés o para combinar esa lactancia materna con la leche artificial complementaria, una opción que quizá te recomiende tu pediatra. Si eliges dar el pecho a los mellizos, debes establecer tu propia rutina. En algunos casos, cada bebé mamará de un único pecho, mientras que en otros, se mantendrá la alternancia que tú establezcas en cada toma.

Durante el periodo de lactancia de los gemelos o mellizos, no olvides la importancia de descansar lo suficiente y de llevar una dieta equilibrada. Siempre es fundamental, pero si has traído al mundo a dos bebés a la vez, todavía más.