Cuidado InfantilAlimentaciónBiberónTipos de biberones para bebés

Tipos de biberones para bebés

Tipos de biberones para bebés 2 noviembre, 2017Deja un comentario
Tipos de biberones para bebés

Hay infinidad de modelos y tipos de biberones para bebés, de capacidad variable, fabricados en distintos materiales, en diferentes formas… Elegir el biberón para tu hijo es algo importante porque es el recipiente que guarda el alimento del pequeño. A la hora de optar por un biberón determinado, debes fijarte en algunos aspectos y características esenciales. No obstante, el mejor biberón para el bebé es ése que tu hijo acepta con gusto y que, además, para ti resulta el más sencillo de preparar, limpiar y conservar.

Clasificación de los biberones y tetinas para bebés

Son tantos los tipos de biberones existentes en el mercado que resulta complejo establecer comparativas. Si acabas de empezar con la lactancia mixta o la lactancia artificial del bebé y necesitas adquirir una primera (o segunda) tanda de biberones y tetinas para tu bebé, algunas características que debes tener en cuenta para determinar tu elección son:

  1. Biberón según el tamaño y la capacidad. Lógicamente, no vale el mismo biberón para todo el periodo de lactancia. Para recién nacidos y bebés de uno o dos meses, tendrás que elegir uno pensado para preparar entre 60 y 120 ml. de leche. Para niños algo mayores (tres – cinco meses) el tamaño recomendable es uno que tenga capacidad para 200 – 250 ml. Para pequeños que superan los 9 meses y continúan lactando, también tienes biberones de 300 ml. o más, que son los más prácticos en este caso.
  2. Biberones según la forma y el material. La mayoría de los biberones son cilíndricos, aunque el diseño ergonómico se impone y cada vez es más fácil encontrarlos con hendiduras que se adaptan a la forma de la mano de los más pequeños facilitando, así, agarre. En cuanto a los materiales, los de plástico (pelipropileno) sustituyen cada vez en mayor medida a los tradicionales de vidrio por resultar más seguros (si se caen no se rompen) y ligeros.
  3. Biberones y tetinas según la abertura. Es realmente importante porque de ella depende que puedas preparar un biberón en más o menos tiempo (tal vez con tu hijo hambriento esperando). Elige preferiblemente uno de cuello ancho, en el que resulte fácil introducir el agua hervida y el preparado lácteo. Comprueba que el cierre evita cualquier escape y que el ajuste con la tetina es óptimo.

¿Qué tipo de biberón debo elegir para el bebé?

Hay biberones y tetinas que pueden resultarte muy útiles a la hora de adaptar la cantidad de alimento a cada etapa del desarrollo del bebé. En cada momento es importante saber elegir el más adecuado. No dudes en pedir información a matronas, pediatras y farmacéuticos, porque hablamos de una herramienta indispensable para la correcta alimentación del bebé. Un biberón demasiado grande puede resultar incómodo y otro de capacidad insuficiente puede hacer que el pequeño se quede con hambre.

Ten en cuenta los meses que tiene tu pequeño a la hora de elegir su biberón. No importa solo su capacidad, sino también la tetina de la que disponga y la posibilidad de intercambiarlas. La tetina suple el pezón del pecho materno, de ahí su importancia para conseguir que el bebé acepte y disfrute de su biberón cada día.

Teniendo en cuenta los aspectos descritos, ¿en qué fijarte a la hora de elegir biberón? Te lo detallamos a continuación:

  • Capacidad adecuada a la edad de tu hijo.
  • Fácil limpieza y esterilización, incluyendo abertura que resulte cómoda a la hora de introducir la leche.
  • Máxima versatilidad para intercambiar tetinas.
  • Ajuste hermético. Un buen biberón no gotea.
  • Diseño ergonómico para que la lactancia artificial resulte cómoda para ti y para el pequeño.
  • Total resistencia y durabilidad. El biberón sufrirá los efectos de calentadores y del microondas

En resumen, tienes biberones y tetinas para cada necesidad. Encontrar el biberón que mejor se adapta al bebé y a lo que tu hijo o hija demanda requiere analizar las distintas opciones a tu alcance, siempre teniendo en cuenta tanto la edad del pequeño como la calidad de ese biberón que va a resultar esencial para su correcta alimentación.