Cuidado InfantilEducaciónFamilia¿A quién se parece el bebé? Te desvelamos la respuesta

¿A quién se parece el bebé? Te desvelamos la respuesta

¿A quién se parece el bebé? Te desvelamos la respuesta 10 abril, 2018Deja un comentario
¿A quién se parece el bebé?

Cuando llega un recién nacido a la familia, no son pocas las veces que la gente pregunta ¿a quién se parece el bebé? Sí, es complicado saberlo durante los primeros días e incluso semanas. Los bebés son muy pequeños, aunque ya es posible advertir ciertos parecidos. Hay niños que nacen con mucho pelo, otros que con nada. Algunos duermen horas y otros no. Algunos son llorones y otros son tranquilos, ¿qué determina todo esto? El material genético. Seguro que si tienes un recién nacido en casa te interesan todos estos temas para saber a quién se parece el bebé. Sigue leyendo para saberlo todo al respecto.

¿Qué factores determinan a quién se parece el bebé?

La respuesta es sencilla. En la actualidad, hay un montón de herramientas que pueden decirnos cómo serán los bebés antes de nacer (como las ecografías). No obstante, los recién nacidos cambian rápidamente. Al cabo de una semana quizá no se parezcan en nada a ese bebé que nació tan peludo. El aspecto cambia, sí, pero se conservan algunos rasgos. Esto nos conduce a una respuesta clara, los verdaderos responsables de determinar a quién se parece el bebé son los genes que se encuentran en el ADN.

El ADN del bebé se forma a partir del de sus padres. Por tanto, no existe un ADN idéntico que determine qué hereda el bebé de los padres exactamente. Los genes que se forman son miles, algunos con mayor potencial para definir características del bebé y otros con menos. Los genes dominantes mandan y ahí es dónde encontrarás las respuestas.

¿Cómo se forma la genética del bebé?

La primera célula, que se forma cuando el óvulo y el espermatozoide se encuentran, determinará ya la herencia genética del bebé. En la fecundación es cuando se determina, entre otras cosas, si el bebé tendrá rizos como mamá o pelo liso como papá. Si será alto o bajito de adulto o si los ojos serán azules. Sí, también cuestiones de alergias o enfermedades.

Es justo en ese momento cuando el padre y la madre aportan, cada uno por su cuenta, hasta 23 cromosomas. Así, estos cromosomas formarán una cadena de 46 cromosomas. En ella se guardará el material genético.

Después de la fecundación, esta primera célula se irá dividiendo poco a poco y constantemente. Pasará de dos a cuatro y a ocho y así sucesivamente. En cada una de estas divisiones se irán transmitiendo todos los cromosomas hasta formar al individuo.

Carácter del bebé según la herencia genética
Romanova Anna || Shutterstock

Así, podemos ver que nuestro cuerpo, y el de nuestro bebé, está formado por millares de células. En cada una de ellas hay hasta 46 cromosomas, que serán los hilos finos que contienen el material genético. Como una escalera que se enrolla en espiral. Esta escalera, o mejor dicho, cada peldaño, cuenta con un código para una característica física o psicológica. Esta característica es lo que se conoce como gen, que al final, son los portadores de los caracteres hereditarios.

Es cierto que la herencia genética no puede modificarse, el fenotipo, no obstante, sí puede alterarse en función de las interacciones del organismo y el ambiente. Por tanto, si ves que en tu familia existe alguna característica común, no significa que tu hijo nazca con ella. Hay que tener siempre todas las variables. Si se trata de algún tipo de problema recurrente en la familia, lo mejor es consultar con el especialista.

Es evidente que los parecidos nos interesan. No obstante, al final, lo que importa es que el bebé esté completamente sano. Estas son las cosas en las que debemos fijarnos y preocuparnos una vez tengamos a nuestro hijo en brazos. El parecido poco a poco se verá, viendo, por tanto, que genes han prevalecido por encima de otros.