Cuidado InfantilSalud5 formas de evitar el sobrepeso en los bebés

5 formas de evitar el sobrepeso en los bebés

5 formas de evitar el sobrepeso en los bebés 1 febrero, 2018Deja un comentario
Cómo evitar el sobrepeso en bebés

Uno de los temas que más preocupa en la salud de la población actual, es la obesidad infantil. Es un tema serio que trae verdaderos quebraderos de cabeza a médicos y padres; y es que poco a poco la tasa de sobrepeso en los niños aumenta en edades más tempranas. Algo que puede acarrear serios problemas de salud en bebés y en niños pequeños.

Enfermedades cardiovasculares o diabetes infantil, hasta trastornos en su desarrollo psicológico podrían terminar a afectando a estos niños. Por este motivo, luchar contra la obesidad hay que hacerlo desde el principio. Se debe combatir el sobrepeso en los bebés, desde el nacimiento. Aprende cómo evitar el exceso de peso en tu bebé, a continuación.

Consejos para prevenir el exceso de peso en bebés

¿Existe alguna forma de prevenir el exceso de peso en los bebés desde su nacimiento? Además de contar siempre con la opinión del pediatra para saber si el bebé tiene sobrepeso, puedes leer atentamente los consejos que te proponemos para evitar la obesidad infantil:

Proporciona hábitos alimenticios saludables a tu bebé

Cuando el bebé es pequeño, sobre todo si recibe lactancia materna, no nos preocupa demasiado el tema del sobrepeso. El pediatra nos irá informando de si la ganancia de peso es la correcta, y así poder ajustar las tomas. No obstante, cuando empezamos a introducir alimentos es cuando hay que ponerse serios. Una dieta equilibrada es la base de toda buena alimentación. Como padres, es necesario que inculquemos menús saludables. Sigamos las pautas de la pirámide de alimentos para niños, aquellas que cubren sus necesidades nutricionales sin demasiados excesos.  Escapa de alimentos excesivamente procesados. Busca recetas para hacer las verduras más divertidas y acostumbra a tu hijo, ya desde pequeño, al sabor de los alimentos más beneficiosos para nuestro organismo.

Realizar actividades físicas con el bebé para gastar calorías

La dieta equilibrada es muy importante, sí. Pero, además, también es esencial realizar actividades físicas para evitar la obesidad infantil. Los expertos en la materia son muy claros. Recomiendan una actividad de por lo menos 20 minutos, de moderada a intensa, para poder mantener a rajatabla el sobrepeso. Sí, en los bebés es más complicado esto. No obstante, además de apostar por la estimulación temprana, hay incluso natación para bebés y clases de yoga o pilates con niños, una opción muy interesante que podría ayudarte a moverte y hacer que tu hijo también se mueva.

Ejercicios para desarrollar el gateo en el bebé
Oksana Kuzmina || Shutterstock

Dejar fuera de juego al sedentarismo

La inactividad produce sobrepeso. Por este motivo es esencial que dejemos a un lado el sedentarismo. Intenta que tu hijo no vea normal quedarse en casa sin hacer nada. Fomenta los paseos, los juegos en la calle y controla la televisión. Sí, la televisión influye muchísimo en esto de los malos hábitos alimentarios, aunque parezca que no. Es importante, por tanto, apagarla mientras comemos. Cuando el niño sea un poco más mayor, intenta que no permanezca más de 2 horas al día frente a ella, ordenador, Tablet o videoconsola.

Da ejemplo a tus hijos

La mejor forma de mantener a los bebés en su peso ideal y que al crecer vean natural tener una vida saludable es dando ejemplo. No hay más. Es necesario cambiar nuestros propios hábitos para poder tener hijos sanos. Si tu hijo ve que no haces deporte, que comes mal y que pasas mucho tiempo tumbado sin hacer nada, normalizará totalmente estas situaciones. Ellos siempre nos ven como un reflejo de lo que quieren llegar a ser. ¿No es mejor predicar con el ejemplo?

Compartir siempre la mesa en familia

Por último, cuando tu bebé sea un poquito más mayor, recuerda la importancia de compartir la hora de la comida. Los especialistas aseguran que el sobrepeso en los bebés y la obesidad infantil se pueden reducir si somos más atentos. No basta con ponerles un plato de comida sana. Come con ellos, entiende qué les gusta y qué no les gusta. No obligues a comer, educa.