Cuidado InfantilAlimentaciónLactanciaClaves para volver al trabajo sin abandonar la lactancia

Claves para volver al trabajo sin abandonar la lactancia

Claves para volver al trabajo sin abandonar la lactancia 12 Febrero, 2018Deja un comentario
Consejos para volver a trabajar sin abandonar la lactancia

Actualmente, son muchas las madres que se ven obligadas a volver a su trabajo unos meses después de haber dado a luz, y aunque esto suponga una experiencia algo difícil por el hecho de tener que dejar a su bebé durante unas horas, la vuelta al trabajo no significa, sin embargo, tener que dejar la lactancia materna. Descubre unas sencillas claves para volver a trabajo sin abandonar la lactancia, a continuación.

Consejos para la vuelta al trabajo sin dejar la lactancia

Cuando finaliza la baja maternal, son muchas las madres que se encuentran con la difícil situación de tener que acudir a su puesto de trabajo habitual y compatibilizar estas jornadas laborales con la lactancia materna. Si estás en esta situación y no sabes cómo seguir dando el pecho a tu bebé cuando te incorpores al trabajo después de tu baja por maternidad, anota bien estos consejos para volver al trabajo sin renunciar a dar el pecho a tu bebé:

1. Conoce y recuerda tus derechos como madre

Afortunadamente, la legislación laboral en España contempla ciertas medidas de amparo para todas aquellas mujeres que han sido madres y que se ven en la difícil situación de compatibilizar su trabajo con la maternidad. Antes de dar a luz, debes saber que tienes la opción de reducir tu jornada laboral una vez que nazca el bebé y tengas que incorporarte a tu puesto habitual. Esta reducción por lactancia consiste, básicamente, en entrar media hora más tarde al trabajo o salir media hora antes para poder continuar con la lactancia materna.

También tienes la opción de elegir una hora libre dentro de tu jornada habitual para dar el pecho al bebé, incluso, poder dividir esta hora en dos fracciones de media hora, para que puedas salir a darle el pecho a tu bebé cuando le toque la toma.

2. Extracción de leche en el trabajo

En la mayoría de los casos, la opción más escogida por las mujeres que acaban de ser mamás y tienen que incorporarse a su puesto de trabajo es la de extraerse la leche y almacenarla en el frigorífico, para que la persona que esté a cargo del bebé durante la jornada laboral de la madre pueda encargarse de darle la leche materna en el biberón. Si vas a escoger la opción de extraerte la leche, no esperes hasta el mismo momento de incorporarte al trabajo e intenta empezar con este proceso unos meses antes, desde la primeras semanas tras haber dado a luz.

El motivo de esto es que el proceso de la extracción de leche puede resultar algo complicado al principio, y si te lo tomas con tiempo conseguirás vivirlo sin ningún tipo de estrés cuando llegue el momento de volver a tu trabajo de nuevo.

Puedes sacarte la leche antes o después de la toma, ya que esto no interfiere en el trascurso normal de la lactancia. Poco a poco irás conociendo tu cuerpo y sabrás determinar con precisión cuál es el momento óptimo para extraerte la leche.

Recuerda que si tienes muchos biberones de leche almacenados en el frigorífico, la mejor opción es comenzar a congelarlos, ya que la leche materna se puede congelar y utilizar hasta cuatro meses después de la extracción. Eso sí, procura poner en cada biberón o recipiente la fecha de extracción para que puedas dársela a tu bebé con total seguridad.

3. Alimentación complementaria del bebé

Si cuando te incorpores al trabajo tu bebé tiene ya seis meses además de la leche materna, la persona encargada de su cuidado podrá darle algunos alimentos como parte de la alimentación complementaria. Esto simplificará mucho el proceso de incorporación de la madre al trabajo y, además, la demanda de leche por parte del bebé será menor, por lo que la madre tendrá que extraerse menos cantidad.