Cuidado InfantilCuidadosEstimulación¿Qué factores determinan las primeras palabras de tu bebé?

¿Qué factores determinan las primeras palabras de tu bebé?

¿Qué factores determinan las primeras palabras de tu bebé? 8 febrero, 2018Deja un comentario
¿Qué factores determinan las primeras palabras de tu bebé?

Las primeras palabras del bebé son la incursión en el lenguaje, que le ayudará, poco a poco, a relacionarse con el resto de humanos. Durante el desarrollo, los padres están pendientes de estas primeras palabras. Es una etapa en la que el cerebro es una esponja por completo, va absorbiendo y procesando información de todo lo que hay alrededor. Ahora bien, ¿qué factores determinan las primeras palabras de tu bebé? Sería bueno conocerlos para poder saber cuándo empiezan a hablar los bebés y descubrir cómo podemos influir de forma positiva en este desarrollo.

1. La percepción del sonido para las primeras palabras de tu bebé

Un bebé puede percibir los sonidos ya desde el vientre materno. Esto le permitirá, posteriormente, desarrollar el lenguaje poco a poco.  Una vez nacen, esta percepción aumenta considerablemente, por lo que los padres deben estar pendientes. Podéis ayudarle observando como reacciona a los sonidos. Una actitud inmune a ruido sonidos altos podría indicar un problema auditivo en el bebé. En este caso, como siempre, puedes probar con ejercicios para estimular el oído del bebé y deberás ponerte en manos de un especialista para realizar un correcto diagnóstico.

2. Señalar objetos

Es bastante común que los bebés señalen objetos con los dedos, algo que compone otro de los factores que determinan el habla del bebé. En estos momentos, comienzan a balbucear, pero sin decir nada concreto. Es trabajo de los padres ir repitiendo suave y lentamente como se llaman cada uno de esos objetos. Sí, los bebés aprenden por repetición, y el lenguaje no es una excepción. Ojo, tampoco es bueno agobiarse, recuerda que cada niño tiene un proceso de aprendizaje diferente. Hay bebés que pronuncian palabras de forma muy precoz. Otros necesitan más tiempo. Además, está comprobado que las niñas hablan antes que los niños.

3. Llantos y expresiones en la cara

El llanto del bebé también puede indicarnos si hay algún tipo de problema auditivo, además de problemas en las cuerdas vocales. Si notas que el bebé no llora como debiera, es importante acudir a un especialista.

En cuanto a las expresiones de la cara, hay que decir que los bebés, además de fijarse en las palabras que repiten sus padres, son las reacciones en el rostro de los mismos lo que hace que se repitan con esas palabras. Sí, tu bebé se fija mucho en las expresiones faciales. Es algo que le llama poderosamente la atención, y tenderá a repetir aquellas palabras que estimulan gestos.

4. Estimular el lenguaje del bebé

Es evidente, por tanto, que las primeras palabras del bebé están relacionadas con el mundo gestual. Así, los pequeños son capaces de recordar mejor las palabras que llevan asociados gestos, como puedan ser “hola” o “adiós”. Estas palabras suelen estar acompañadas de un gesto sencillo con la mano, algo que a los bebés les llama muchísimo la atención. Gesto y palabra hace que el bebé asimile mejor la información y pueda pronunciar más rápido sus primeras palabras.

La estimulación temprana es esencial. El ambiente del niño y esta estimulación jugarán un papel muy importante en su desarrollo comunicativo. Hay que hablarles desde que son bebés. Todo el tiempo que estén despiertos. Hazlo con un lenguaje sencillo, pero intenta no usar una pronunciación infantil, pues al final estas cosas pueden quedarse grabadas. Además, hay muchas actividades para estimular el lenguaje en el bebé y que pueden ayudarte a conseguirlo.

5. ¿Cómo controlar el desarrollo del lenguaje del bebé?

Es el médico quien controlará el desarrollo del lenguaje del bebé. Cada cierto tiempo se preocupará por conocer la evolución del niño. Además, a los 4 y 18 meses, se realizan valoraciones exhaustivas del desarrollo del niño. El lenguaje es una de las conductas que se analizan de forma obligatoria, con el fin de observar si las diversas etapas se están desarrollando con normalidad o si hay algún tipo de problema.