Cuidado InfantilCuidadosEstimulaciónLos mejores trucos para estimular el sentido del oído del bebé

Los mejores trucos para estimular el sentido del oído del bebé

Los mejores trucos para estimular el sentido del oído del bebé 20 Diciembre, 2017Deja un comentario
Formas de estimular el oído del bebé

El sentido del oído nos permite estar en contacto con los sonidos que se encuentran en el exterior. Todos los sentidos son importantes, pero el del oído, hace que percibamos información independientemente del esfuerzo que hagamos, al contrario que con otros como la vista. En los bebés es el sentido más desarrollado, por lo que es importante llevar a cabo una buena estimulación temprana. Además, el oído es la manera inicial de comprender el mundo. Aprende los mejores trucos para estimular el sentido del oído del bebé y ayuda a tu pequeño a familiarizarse con el mundo exterior.

Actividades de estimulación auditiva para bebés

¿Cuáles son los mejores ejercicios para estimular el sentido del oído del bebé? Descubre las actividades para estimular la audición del bebé desde su nacimiento a continuación:

Escuchar música

El sentido del oído del bebé puede estar activo incluso antes de nacer. La música tiene muchos efectos positivos, antes de nacer y después. Entre sus beneficios, la música es capaz de crear un estado de tranquilidad y relajación automática en el bebé. Escuchar esta música es uno de los mejores ejercicios de estimulación temprana, ya que reduce mucho la tensión de los bebés, y, además, ayuda a desarrollar el sentido del oído.

Hablar para estimular el sentido del oído

Uno de los sonidos más bonitos y dulces para un bebé es el sonido de la voz de su madre. Intenta hablarle despacio, usando siempre una pronunciación clara. Estas charlas ayudarán a estimular el sentido del oído del bebé, que poco a poco se familiarizará con las voces. Además, también ayudarás a que progresivamente pueda adquirir la capacidad del lenguaje.

Lectura para la estimulación de los sentidos

Las voces son importantes para estimular el oído de tu hijo. No importa que no comprendan aún lo que se les está diciendo. Así, una buena actividad sería leer historias y cuentos en voz alta. Modula tu voz y hazlo siempre con un tono alegre y sereno.

Hacer sonidos con acompañamiento visual

No sólo las voces son esenciales para la estimular al bebé. Una actividad interesante y que te ayudará a entender mejor para qué sirve la estimulación temprana es la de mostrarle objetos y reproducir el sonido que hacen, llamándolos también por su nombre. Por ejemplo, coger un reloj y hacer el “tic tac”, mostrarle un gato y reproducir un “miau”. El sonido puede ir unido a otros estímulos sensoriales como la vista, y esto ayudará a que al escuchar un determinado sonido pueda reconocer de dónde viene.

Hacer ruido con campanas y sonajeros

Parece típico, pero es muy efectivo para estimular el oído del bebé. Toma una campana o un sonajero y haz que suene. Si el bebé lo escucha bien dirigirá la cabecita hacia el sonido. Reproduce nuevamente el sonido suavemente.

¿Cómo reacciona un bebé ante los estímulos sonoros?

Además de ayudar a estimular el oído del bebé, realizar todas estas actividades te permite detectar anomalías o problemas de audición. Por este motivo es importante conocer las reacciones típicas de un bebé frente a los nuevos sonidos:

  • Recién nacido. Con un sonido brusco se despertarán. Si lo que escucha le gusta, agitará los brazos o bien emitirá algún sonido como respuesta. Durante la fase de recién nacido, el estímulo sonoro que más disfruta y reconoce el bebé es la voz materna.
  • Bebé de cuatro meses. Está más activos y tiene un poco más de movimiento en s cabecita. Cuando escuche algo que le interese, buscará la procedencia con la mirada.
  • Bebé de cinco a seis meses. Durante esta fase, el bebé empezará a imitar con vocalización los sonidos de los adultos y de aquellas cosas que le llamen la atención.
  • Segundo semestre. Buscará lateralmente y hacia abajo la fuente del sonido. A partir de los 12 meses, también lo hará hacia arriba.
  • Año y medio. Tiene total autonomía y puede buscar la fuente del sonido en cualquier dirección y con más soltura.
  • Veinticuatro meses. El bebé es capaz de localizar los objetos, personas y, en general, la fuente de los sonidos, en cualquier ángulo.