Cuidado InfantilCuidadosEstimulaciónAprende a estimular el sentido del tacto de tu bebé con estos consejos

Aprende a estimular el sentido del tacto de tu bebé con estos consejos

Aprende a estimular el sentido del tacto de tu bebé con estos consejos 20 diciembre, 2017Deja un comentario
Ejercicios para estimular el tacto del bebé

A través del taco somos capaces de reconocer texturas y formas. Es un sentido muy importante que ayudará al bebé a enfrentarse al mundo exterior. Una estimulación temprana del sentido del tacto le ayudará a comunicar sus necesidades, a relacionarse con la gente y a explorar el entorno que lo rodea. Por este motivo, es importante aprender a estimular el sentido del tacto de tu bebé. Apunta esta serie de consejos para potenciar el sentido del tacto de tu bebé desde su nacimiento.

Trucos para desarrollar el tacto del bebé

¿No sabes cómo puedes ayudar a que tu bebé desarrolle el sentido del tacto? Entonces, es momento de poner en práctica una serie de ejercicios de estimulación temprana y prestar atención a los trucos para estimular el sentido del tacto del bebé que te proponemos a continuación.

1. Estimular el sentido del tacto con caricias y masajes

El contacto físico con la madre y el padre es esencial para el desarrollo del bebé, también para estimular el sentido del tacto. Practica el contacto piel a piel simplemente abrazándolo. Masajéalo con las manos suavemente, con un algodón o incluso con una pluma. Recorre su pequeño cuerpecito acariciándolo, para que poco a poco experimente el contacto en zonas como las plantas de los pies, las manos o la nunca. Al mismo tiempo háblale y sonríele, esto lo fortalecerá.

2. Potenciar el tacto con juegos

A medida que crecen, es posible introducir actividades que puedan estimular el sentido del tacto del bebé. Por ejemplo, los libros con texturas son bastante útiles. Haz que tu hijo pase sus manos por las superficies reconociendo así las hojas lisas, rugosas o incluso la temperatura de las mismas.

No sólo con libros de texturas se puede ayudar a los bebés en esto del tacto. También con juguetes. Las pelotas, los cubos, los muñecos o peluches. Todos ellos tienen una textura diferente y suscitan una sensación distinta, dependiendo del material con el que se hagan. Anima al bebé a tocarlos y juega con él.

3. Ayúdate de sus manitas

El sentido del tacto está en todo el cuerpo de tu hijo. Tienes que ayudarle a que experimente con su propia anatomía. La boca, por ejemplo, le permite explorar y conocer. Hay una fase muy importante en la que los niños se llevan todo a la boca. A través de esta acción intentan identificar también texturas y descubrir sensaciones.

En el momento en el que el recién nacido abre sus manitas, comenzará a apretar el dedo que toque su palma. Es un juego sencillo y muy útil. Además, también será bueno realizarle cosquillas, eso sí, sin pasarse.

4. Estimular el tacto con el mundo exterior

El tacto se estimula también con el mundo exterior. Cuando el bebé comienza a gatear, es cuando más exploración realiza a través del tacto. Hay que controlarlos, sí, pero también dejar que se adentren en esa aventura. Es el momento en el que poco a poco pasarán de la boca, como medio de exploración, a las manos.

Una vez comiencen a usar más sus manos, es buen momento para estimular el sentido del tacto con diferentes actividades. Entre ellas, jugar con arena, barro y agua. Haz que las toque, esto ampliará considerablemente sus horizontes. Mención especial merece la plastilina, que es un recurso de lo más atractivo para que el pequeño pueda estimular este sentido.

5. Estimular el tacto mediante la alimentación del bebé

Aunque no lo creas, los alimentos sólidos también pueden formar parte de esta estimulación. Ten en cuenta que los niños cogen la comida y juegan con ella. Así, también aprenden a reconocer texturas y complementar su alimentación. Sí, jugar con la comida puede ser un caos para nuestra cocina, pero bien merece la pena si esto ayuda a que tu bebé se relacione mejor con el entorno que lo rodea ¿verdad?

6. La estimulación del tacto a partir de los 2 años

A partir de los 2 años, cuando el niño ya es un poco más mayor y es consciente de sus habilidades, existen juegos para desarrollar el tacto del bebé que pueden ser muy beneficiosos. Por ejemplo, puedes taparle los ojos al pequeño y darle un objeto para que lo reconozca.