Cuidado InfantilCuidadosAsí debes tratar las picaduras de mosquitos en el bebé

Así debes tratar las picaduras de mosquitos en el bebé

Así debes tratar las picaduras de mosquitos en el bebé 1 febrero, 2018Deja un comentario
Aliviar picaduras de mosquitos en bebés

Nadie está a salvo de la picadura de los mosquitos durante el verano, tampoco los bebés. Es más, los niños suelen ser un blanco favorito para estos insectos. Quizá por la temperatura de su piel o por la suavidad de esta. Sea como sea, pueden ser incomodas para nuestros hijos y es importante controlarlas para que no perjudiquen la salud del bebé. Así, es necesario saber algunos tips o consejos para tratar las picaduras de mosquitos en el bebé, tal como te indicamos a continuación.

Cómo tratar las picadura de mosquitos en el bebé

Hay que tener en cuenta que la piel de los bebés muchas veces está más expuesta al aire libre que la nuestra. Los mosquitos les pican con bastante frecuencia en zonas como el cuello, manos y tobillos. Estas picaduras pueden causar desde hinchazón hasta picazón incómoda. Siendo tan pequeñitos, puede ser bastante incómodo, pues no pueden comunicarse ni decirnos que síntomas tienen.

Los remedios para picaduras de mosquito para bebés muchas veces no son los mismos que para los adultos. Así pues, hay que tener mucho cuidado al tratar las picaduras de mosquitos en el bebé. Escoge algunos de estos remedios para aliviar las molestias:

  • Limpiar el área en la que se encuentra la picadura con agua tibia y jabón. Estos lavados harán que el picor se calme. También eliminará la sangre dejada por el mosquito.
  • Puedes aplicar una toallita fría encima de la picadura para poder reducir la hinchazón de esta y aliviar el picor. Si optas por colocar una bolsa de hielo, no te olvides de envolverla siempre en una toalla o paño para que no esté demasiado frío. El hielo puede quemar la piel del bebé.
  • Una excelente opción es aplicar loción de calamina para poder detener la picazón de la picadura. Si no la tienes a mano, puedes hacer una pasta casera con bicarbonato de sodio y agua. Aplica en la zona y espera a que baje la hinchazón.
  • Puedes usar también compresas empapadas de vinagre diluido, o bien de zumo de limón y cebolla.

Cómo controlar la picadura de mosquito en un bebé

Los remedios para aliviar las picaduras de los mosquitos en bebés están bien. No obstante, también es necesario vigilar la evolución de estas. Para empezar, intenta cortar las uñas del bebé. Evitarás que el peque se rasque las picaduras y pueden infectarse. Recuerda que las picaduras de mosquito expuestas con sangre son más susceptibles de contraer infecciones. Con las uñas largas, tu bebé se rascará, y las bacterias de debajo de las uñas pueden llegar a esta picadura. Además, unas uñas más cortas evitarán posibles cicatrices en la pielecita de tu pequeño.

Controla la picadura durante aproximadamente 24 horas. Debes vigilar que no se hinche demasiado, así como el drenaje excesivo. Durante estas 24 horas puedes seguir con el tratamiento escogido, tanto paños fríos como loción. Si notas que el tamaño de la zona afectada aumenta, está excesivamente rojo o algún síntoma extraño, acude mejor a tu pediatra para que alivie la irritación en la piel del bebé, hay niños que presentan algunas ocasiones reacciones alérgicas.

Llama al pediatra si el bebé empieza a tener fiebre alta, si está desorientado o si en algún momento consideras que puede estar sensible a la luz.

Otros consejos interesantes sobre las picaduras de mosquitos en bebés

Si necesitas más información para curar las picaduras de mosquitos en bebés, lee las siguientes recomendaciones:

  • Si quieres minimizar los riesgos de las picaduras de mosquitos en bebés, utiliza mosquiteras al viajar en coche con el bebé, asientos de coche y demás. Estos accesorios son muy útiles y normalmente no suelen ser excesivamente caros.
  • En las noches, y siempre que no haga un calor excesivo, intenta colocar ropa de tejido muy fino, pero de manga larga.
  • Recuerda que la hinchazón en la zona de la picadura es bastante normal. No te asustes ni acudas al médico si no ves ningún síntoma lo suficientemente alarmante como los que hemos comentado anteriormente.