Cuidado InfantilCuidadosEstimulaciónBeneficios de la lectura en el primer año de vida del bebé

Beneficios de la lectura en el primer año de vida del bebé

Beneficios de la lectura en el primer año de vida del bebé 3 mayo, 2018Deja un comentario
Beneficios de la lectura para el bebé

Solemos pensar que los niños no disfrutan de la lectura hasta que son un poco más mayores. ¿Un bebé de menos de un año puede disfrutar mientras se le lee una historia? Está claro que no saben leer, y casi no entienden lo que pasa a su alrededor. No obstante, esto no significa que no disfruten de la voz de su madre o su padre. Además, a medida que van creciendo se les puede ir inculcando el placer de la lectura en su educación; y es que hay muchos beneficios de la lectura en el primer año de vida del bebé, a continuación.

¿Por qué deberías leer al bebé desde que nace?

Si quieres conocer todos los beneficios de leer al bebé desde que es recién nacido, no dudes en seguir leyendo:

Un juguete diferente

Quizá los recién nacidos no, pero a medida que el bebé cumple meses, empieza a experimentar con diversos juguetes. El libro se convertirá también en uno de ellos. Un juguete muy diferente, eso sí, con imágenes grandes, colores y un montón de signos negros. Las páginas que se pasan son siempre una sorpresa nueva. Quizá no entiendan que son esas líneas llenas de elementos en negro, pero están seguros de que encierran un mensaje.

Los libros ayudan a estimular el lenguaje en el bebé

A medida que el bebé empieza a hablar o a entender un poco más el lenguaje, se sorprenderá con este tipo de “juguetes”. Los libros son capaces de dar nombre a todas esas cosas que él no sabe nombrar. Además, a través de la lectura puede descubrir también otros objetos desconocidos y el bebé dirá sus primeras palabras. Gracias a la lectura, los bebés añadirán vocabulario y ampliarán sus capacidades comunicativas escuchando; y es que el bebé no sólo escucha, de vez en cuando también repetirá alguna palabra o intentará hacerlo.

Lo bueno es que, en cada etapa de su desarrollo, el libro irá proporcionando nuevas herramientas para que el pequeño pueda expresarse con más soltura. Primero con balbuceos y gestos, después con palabras. Finalmente, podrán tener una conversación y realizar preguntas. Una manera estupenda de ir dominando el lenguaje a través de la ficción.

Se pone en la piel de los personajes

Cuando el niño crece y comienza a entender un poco más los cuentos, será consciente de que, en muchas ocasiones, estas historias narran sus propias emociones. Descubrimientos que él mismo ha hecho. Es un momento maravilloso, en el que el pequeño deja de sentirse solo, tanto en lo bueno como en las inquietudes y en los eternos cuestionamientos del mundo que lo rodea.

La lectura estimula la capacidad mental de los bebés

Aunque creas que simplemente estás leyéndole un cuento, las cosas van mucho más allá. Estás, en realidad, estimulando a tu hijo. Sin saberlo, estás realizando una estimulación temprana muy importante, ayudando al bebé a desarrollar su memoria, la capacidad de abstracción, el lenguaje y la imaginación. Al principio, cuando sea capaz, logrará repetir algunas palabras. Poco a poco, podrá recordar y repetir partes del relato. Más tarde, se aprenderá de memoria toda la historia, pudiendo elaborar frases muchísimo más complejas.

Además, la lectura aumentará y alimentará la imaginación de tu hijo. Creará personajes en su mente que posteriormente podrán pasar incluso al mundo onírico. ¿Lo mejor de leer al bebé? Que estarás mostrándole a tu hijo uno de los grandes placeres de la vida, la lectura.

Los libros para bebés también son buenos para ti

Sin duda alguna, una de las cosas más gratificantes de leer al bebé desde que nace es el tiempo que un libro te hace pasar con tu hijo. La lectura compartida crea un vinculo especial. Una rutina diaria. Son momentos de emociones intensas y de mucha intimidad con tu hijo. Es un intercambio totalmente gratuito, como un juego, en el que los padres podrán incluso divertirse. Poner mil voces diferentes para representar papeles y, ante todo, pasar tiempo de calidad con sus hijos.