Cuidado InfantilEducaciónLos errores más frecuentes al educar a los niños

Los errores más frecuentes al educar a los niños

Los errores más frecuentes al educar a los niños 3 mayo, 2018Deja un comentario
Cómo educar a los niños

Nadie nade aprendido. No nacemos sabiendo andar, ni hablar, ni mucho menos a razonar. Tampoco nacemos sabiendo educar a un hijo. Son capacidades que se van adquiriendo a la marcha, a medida que nos enfrentamos con el mundo real, o con un bebé. Cometer errores, por tanto, es humano. También a la hora de educar a los niños. No obstante, una cosa es cometerlos y otra bien distinta no identificarlos. Te hablamos de cuáles son los errores más frecuentes a la hora de educar a los niños, a continuación.

¿Qué no debes hacer a la hora de educar a tus hijos?

Si quieres saber cómo debes educar a tus hijos correctamente, debes evitar cometer los siguientes errores:

Educar a los niños sin escucharlos

Es algo bastante habitual a la hora de educar a los niños. Hay padres que sólo se preocupan en ser autoritarios “No hagas esto”, “no hables así”. No es que reñir a tu hijo no sea bueno, es evidente que hay que intentar inculcarle buenos valores y actitudes. Aun así, también es necesario escucharlos. No pierdas la paciencia, dale tiempo suficiente para que pueda explicarse o expresarse. Si los cortas, aunque sepas que el pequeño no tiene razón, crearás cierta frustración en el pequeño.

Centrarse en lo malo sin reconocer las virtudes

Hay veces que únicamente nos fijamos en lo malo y eso no es bueno para educar a los niños desde bien pequeños. Nos pasa en el día a día, con familiares, nuestra pareja o amigos. También con nuestros hijos. Está claro que los comportamientos negativos son más llamativos, pues hay que corregirlos, pero también es necesario reforzar sus virtudes. El halago será siempre un arma fuerte de educación, úsalo.

No respetar su personalidad

Cada niño es único, como cada persona adulta es única. No hay que intentar educar a nuestros hijos para que les guste lo que nos gusta a nosotros, o para que haga lo mismo que el resto de los niños de su edad. Recuerda cuando tú mismo eras niño. Elegir nuestro propio camino desde pequeños, nuestros objetivos y propósitos, es realmente importante para formar a un individuo libre.

Sobreprotegerlos

Los padres, sobre todo los padres primerizos, tienen a la sobreprotección. Esta es el resultado del miedo que tienen ciertos padres a que le pase cualquier cosa al niño. Si nos paramos a pensar, este tipo de actuación, lo único que conlleva es una desconfianza de su valía. Si no das autonomía a tu hijo, harás que en un futuro sea miedoso y no crea en sus propias posibilidades.

Acostumbrar a tu hijo a que se lo hagan todo

Intentemos no crear individuos que no saben ni hacerse la cama. Hacerles absolutamente todo, desde partirles la comida hasta ordenar sus primeros juguetes, sólo consigue que el pequeño no aprenda a valerse por sí mismo. Cada edad es ideal para aprender ciertas cosas, no la desaproveches.

Gritarles constantemente

Los gritos no son nunca la solución en la educación de los niños en casa. No importa lo enfadado que estés. No importa lo que tu hijo haga. Un grito no soluciona las cosas. Los gritos pueden traer muchos problemas de conducta en la adolescencia, incluso un efecto contrario en el que el pequeño desarrolle cierta resistencia a la autoridad.

Usar la comparación con hermanos

Las comparaciones son odiosas, si además se hacen entre hermanos, mucho peor. Nunca jamás compares a tus hijos. Son diferentes y actúan diferente. Que uno saque mejores notas no implica que sea mejor o peor. Las comparaciones frustran, generan competitividades insanas y cierto rencor entre hermanos.

Comprar cualquier cosa al niño

Nunca jamás compres a tu hijo. No le des absolutamente todo para que se quede callado. Si llora, deja que llore. Las rabietas son más que normales. Algunos niños serán más cabezotas que otros, pero eso no significa que la mejor opción para callarlos sea darle lo que están exigiendo en cada momento. No educes a niños malcriados y consentidos, o en la adolescencia la cosa se complicará muchísimo.

No comunicarnos

Finalmente, da igual la edad y el tema. Lo más importante a la hora de educar a tu hijo es que hables con él. También que él se comunique contigo. Intenta abrir diálogos de comunicación en los que el pequeño exponga sus sentimientos, temores, dudas etc. Es la mejor forma de que en un futuro pueda confiar 100% en ti.