Cuidado InfantilMeses del bebéBebé prematuroCómo cuidar al bebé prematuro en casa

Cómo cuidar al bebé prematuro en casa

Cómo cuidar al bebé prematuro en casa 12 marzo, 2018Deja un comentario
Cuidados del bebé prematuro en casa

Si vuestro hijo ha venido al mundo antes de la fecha prevista, probablemente haya estado unos cuantos días o semanas ingresado en el hospital. Ahora que le han dado el alta, descubre cómo cuidar en casa al bebé prematuro, a continuación.

Pautas para cuidar a tu bebé prematuro en casa

Tras recibir el alta hospitalaria ha llegado el momento de que el bebé prematuro empiece a vivir en su hogar junto a su familia. Si estáis en esta situación, es probable que os sintáis preocupados porque a partir de ahora, seréis los padres quienes deberéis controlar y cuidar a vuestro bebé.

Antes de poneros nerviosos o de pensar que no lo vais a poder conseguir, los padres de un bebé prematuro debéis recordar que si vuestro hijo ha recibido el alta hospitalaria, es porque ya está recuperado y preparado para vivir en casa. Eso sí, siempre bajo vuestra atenta mirada y con unos cuidados especiales:

1. Respiración

Los patrones respiratorios de los bebés prematuros suelen estar alterados desde el nacimiento, debido a la inmadurez que presentan sus pulmones. Por ello, los médicos recomiendan a los padres que se esfuercen en conocer el patrón de respiración de sus hijos a través de los movimientos del tórax, el número de respiraciones del bebé por minuto, o los posibles ruidos que el niño emita al respirar.

2. Ambiente adecuado

Cuando un bebé prematuro recibe el alta médica, va a pasar de la tranquilidad de la incubadora para bebés del hospital a los ruidos y las alteraciones del mundo real. Sin embargo, cuando el bebé prematuro llega a casa, sus padres deben procurarle siempre un ambiente adecuado. Esto quiere decir, por ejemplo: disponer de una habitación limpia y bien iluminada, que le aporte al bebé sensación de confort.

Al principio hay que evitar también los ruidos fuertes, y sobre todo, el estrés que provocan las visitas. Sin embargo, los expertos recomiendan proporcional al bebé algún sonido ambiental como, por ejemplo, el sonido de una radio o de la televisión a bajo volumen, con el objetivo de que el bebé se acostumbre poco a poco al ambiente de su casa.

3. Llanto

El llanto es un acto muy frecuente en los bebés prematuros, ya que pueden llorar durante varias horas seguidas al día. Sin embargo, es importante que los padres siempre sepan interpretar el llanto de sus hijos, como método para atender al bebé de la forma más adecuada y prestándole toda la atención que requiere.

En caso de que el llanto se prolongue demasiado, es conveniente consultar al pediatra del bebé, por si detrás de este llanto pudiera haber otras causas.

4. Alimentación

Los patrones alimentarios de los bebés prematuros son algo distintas a la de los bebés que nacen en su fecha. En este sentido, los bebés prematuros y debido a la inmadurez que presentan sus órganos digestivos, deben hacer tomas más reducidas y comer en intervalos de tiempo más seguidos.

Además, el mecanismo de succión de estos bebés es más débil, por lo que puede que tarden mucho más tiempo en terminar su toma. Si el bebé se alimenta con biberón, lo ideal es comprarle uno con la tetina más blanda.

5. Salud e higiene

Los bebés prematuros tienen un sistema inmunológico más débil, por lo que son más propensos a contraer virus e infecciones. Para prevenirlos, la limpieza y la higiene en el hogar es fundamental, así como la higiene de las personas que cogen al bebé. Es recomendable lavarse las manos con frecuencia antes de coger al bebé, utilizar pañuelos desechables y desinfectar los juguetes que estén en contacto con el niño.

Y sobre las vacunas, se recomienda que los bebés prematuros reciban las correspondientes a su edad cronológica , es decir, las del calendario de vacunas infantiles.