Cuidado InfantilMeses del bebéRecién nacidoSaludLos tipos de incubadoras más comunes para bebés

Los tipos de incubadoras más comunes para bebés

Los tipos de incubadoras más comunes para bebés 6 marzo, 2018Deja un comentario
Tipos de incubadoras para bebés

Una incubadora para bebés prematuros o neonatos es una herramienta fundamental para tratar a recién nacidos con algún tipo de afección. Son cámaras cerradas, hechas con un material transparente para poder vigilar constantemente al bebé. Las incubadoras cuentan, además con una serie de sistemas que controlarán las constantes vitales, temperatura o niveles de oxígeno, así como el peso, entre otros. Son máquinas esenciales que han logrado reducir muchísimo la mortalidad infantil en todo el mundo. No son todas iguales eso sí; y es que hay varios tipos de incubadoras para bebés, que pasamos a explicar a continuación.

Incubadoras estacionarias para bebés prematuros o neonatos

Las incubadoras estacionarias para bebés prematuros o neonatos son equipos fundamentales en cualquier unidad de tratamiento intensivo neonatal. En este grupo se encuentran las incubadoras que posteriormente se ubican en las áreas de urgencias, cuidados intensivos, cuidados intermedios o cuidados transitorios. Asimismo, pueden estar ubicadas en áreas asignadas a cuidados fisiológicos.

Las incubadoras para bebés estacionarias cuentan con una cámara cerrada de un material transparente, para poder vigilar bien a los recién nacidos. Además, si tu bebé está en la incubadora, debes saber que estas máquinas están provistas de un acolchado esterilizado, sobre el que el bebé descansará. Cuentan con calefacción por convección, filtro de aire exterior, una pequeña ventana protegida para poder manipular en todo momento al paciente, así como diversos y sofisticados sistemas de monitoreo. Con estos sistemas se pueden revisar y controlar aspectos como la respiración, el ritmo cardiaco, la actividad cerebral o el peso, entre otros.

Incubadoras de traslado para recién nacidos

Las incubadoras de traslado, como su propio nombre indica, son incubadoras que se usan con el único fin de transportar a los neonatos. Este transporte puede hacerse dentro de la unidad médica o bien fuera de la misma. Asimismo, este transporte puede ser terrestre o aéreo.

Como su función es transportar y trasladar al bebé de un lugar a otro, es necesario que sean incubadoras mucho más ligeras y pequeñas. De esta forma, la movilidad y manejo será mejor para ingresar o salir de los vehículos de emergencia, quirófanos, sala de rayos etc. Si bien es cierto que son más pequeñas, no son más básicas, ni mucho menos; y es que las incubadoras de traslado de recién nacidos deben de:

  • Operar con corriente alterna, corriente directa y/ o con batería.
  • Contar con los requerimientos necesarios para que la estructura sea capaz de ser transportada tanto por aire como por tierra.
  • Una gran protección contra vibraciones y ruido externo, con el fin de aislar acústicamente al bebé.
  • Contar con emisiones electromagnéticas limitadas. Esto es esencial para que estas incubadoras no interfieran con medios de transporte aéreo.

Incubadoras o Unidades de calor radiante para bebés

Algunos equipos combinan las capacidades térmicas de una incubadora neonatal con las ventajas que tiene una unidad de calor radiante. Estas unidades tienen un control de la temperatura, oxigenación y humedad del aire. Además, también se encargan de controlar la temperatura de la piel del bebé.

El alta de un recién nacido es complicada si está en incubadora. Tienen que pasar días para que el médico esté muy seguro de que puede sobrevivir fuera de ella. Los neonatos prematuros, deben ser capaces de mantener la temperatura en una cuna abierta sin calefacción. Si no, no lograrán el alta. Así, el momento de traslado de una incubadora a la cuna abierta es bastante importante. Si el neonato no es capaz de mantener la temperatura, se enfriará rápidamente. Además, esto podría afectar al aumento del peso, que es algo esencial en estos casos.

Los expertos aseguran que los neonatos prematuros médicamente estables, podrán trasladarse a una cuna abierta no calefactada, sin riesgo, con un peso corporal bajo de 1.600 gramos. No provocará efectos adversos en la estabilidad de la temperatura ni tampoco hay indicios de que este peso evite que ganen más en los siguientes días.