Cuidado InfantilMeses del bebéRecién nacidoLo que necesitas saber si tu bebé está en la incubadora

Lo que necesitas saber si tu bebé está en la incubadora

Lo que necesitas saber si tu bebé está en la incubadora 15 febrero, 2018Deja un comentario
¿Cómo ayuda la incubadora al bebé?

Las incubadoras son aparatos que ayudan a mantener el calor y la humedad de los recién nacidos. Se usan como un útero artificial, en caso de bebés prematuros o con otros problemas. Son muy útiles y, definitivamente, ayudan a disminuir la mortalidad en los recién nacidos. No obstante, tener a un hijo en la incubadora puede ser duro. La incertidumbre de los padres, sobre todo de los padres primerizos, puede pasar malas pasadas. Ante esto, infórmate bien de lo que necesitas saber si tu bebé está en la incubadora y cómo debes afrontar esta situación.

¿Para qué sirve la incubadora?

Las incubadoras para recién nacidos son muy pero que muy seguras. Sus paredes transparentes permiten observar en todo momento el estado y la salud del bebé. Además, incorpora varios mecanismos para controlar la hidratación y el peso del recién nacido, con el fin de que todo esté correctamente. Si quieres saber más sobre las funciones de las incubadoras, no dudes en seguir leyendo:

1. Controla la temperatura corporal del bebé

Las incubadoras poseen un sensor que se adhiere a la piel del pequeño. Este sensor es el encargado de medir la temperatura de manera constante. Si el sensor detecta que la temperatura baja, será la misma incubadora la que se activará para proporcionar más calor al pequeño. Más o menos, la temperatura corporal del bebé debe estar en torno a los 36,5ºC ¿Por qué es tan importante esto del calor si el bebé está en la incubadora? Muy sencillo, los bebés, cuando son tan pequeños, no regulan aún la temperatura corporal.

2. Mantiene hidratado al recién nacido

La hidratación del bebé es también esencial. Además de la temperatura, es importante medir en cada momento la humedad del ambiente. Las incubadoras llevan humidificadores que se activarán cuando detecten una bajada significativa de la humedad en el ambiente. Así, permite determinar la humedad en función del problema que tenga el recién nacido. Además, estas incubadoras incorporan unos depósitos de agua que se deben cambiar y limpiar regularmente.

3. Registra el peso del bebé a diario

El peso del bebé es un indicativo de que todo está funcionando correctamente. Por este motivo, los bebés de incubadora tienen que estar muy vigilados en este aspecto. Estas incubadoras cuentan con una báscula bajo el colchón. Esta báscula calculará automáticamente el peso del bebé al accionarla. Esto resulta bastante práctico, pues se conocerá en todo momento el peso que coge el bebé por semana a diario.

4. Facilita la vigilancia de las enfermeras

Las incubadoras son muy útiles para cuidar del bebé, sí. Podríamos decir que imprescindibles. No obstante, hay que señalar que, además de estos aparatos, un bebé que está en la incubadora se encuentra bajo la vigilancia permanente de las enfermeras. Las enfermeras se encargarán de controlar en todo momento las constantes del recién nacido. También revisarán las vías, la higiene y el cuidado de la piel del bebé.

5. Permite administrar alimento y medicación al bebé

El trabajo de las enfermeras no termina ahí, pues es el personal autorizado para suministrar la medicación (en el caso de que hiciera falta), así como alimentar a los niños que están en la incubadora. Además, también pueden asesorar a los padres para que se impliquen en los cuidados de sus hijos, algo básico para que los bebés de incubadora pueden salir poco a poco de esta situación.

¿Qué bebés son los que deben pasar por una incubadora?

Además de saber a partir de qué peso el bebé no necesita incubadora, existen casos en los que los bebés deben pasar tiempo en la incubadora, tal como te indicamos:

  • Los bebés prematuros: las enfermeras les hacen un nidito con toallas dentro de la incubadora para que se mantengan en posición fetal. Esta postura favorece su maduración neurológica.
  • Los bebés que presentan dificultades respiratorias: la incubadora hace que estos pequeños puedan adaptarse un poco mejor del medio líquido (bolsa amniótica) al medio gaseoso del exterior.
  • Los bebés con ictericia: estos bebés necesitan recibir baños de luz ultravioleta por todo su cuerpo. Para ello, deben estar completamente desnudos. Donde mejor conservarán su temperatura será en estas incubadoras.
  • Cualquier neonato que el especialista considere que debe pasar un tiempo en observación.