Cuidado InfantilSin categoríaCuidados básicos de los pies del bebé

Cuidados básicos de los pies del bebé

Cuidados básicos de los pies del bebé 3 mayo, 2018Deja un comentario
Cuidado de los pies del bebé

Los pies son una parte muy importante de nuestro cuerpo. Los pies aguantan nuestro peso, nos ayudan a caminar y su fortaleza y postura están relacionadas directamente con otras partes del cuerpo como la columna o las caderas. Sí, los pies son muy pero que muy importantes. Por este motivo, es importante cuidar los pies de tus hijos desde que son pequeños. Te contamos todos los cuidados básicos de los pies del bebé para que crezcan sanos y fuertes.

Manual para cuidar los pies del recién nacido

Los pies del bebé deben vigilarse con mucho cuidado, presentando atención al crecimiento para ver que no hay ningún tipo de problema. Además de aspectos como el calzado, será necesario realizar algunos cuidados básicos de los pies del bebé. Te contamos cuáles son los cuidados del bebé y de sus pies más importantes:

1. Mantener los pies del bebé bien hidratados

Aunque asociamos a los bebés con una piel suave, lo cierto es que la piel del bebé se seca muchísimo. Esto es debido a que sus glándulas sebáceas aún no están lo suficientemente maduras y trabajan a menor rendimiento. Por este motivo es tan importante hidratar su piel con una crema infantil hidratante. Debes aplicarla por todo el cuerpo. Sí, también por los pies del bebé. En esta parte, intenta no dejarte ninguna zona sin hidratar, desde el talón hasta los huecos entre los deditos, que es, además, la que suele descamarse antes.

2. Cortarle las uñas al bebé

Las uñas del bebé deben estar en perfectas condiciones, así que deberás aprender a cortar las uñas al bebé cada cierto tiempo. Para ello, asegúrate de que no estén demasiado largas. Sí, tendrás que ser tu quien las corte de vez en cuando para evitar rozaduras, sequedad o grietas en los pies.

3. Hacer cosquillitas al bebé

Hay padres que se niegan a hacer cosquillas a sus hijos. No, no es sólo un juego tonto. Lo cierto es que hacerle cosquillas a tu hijo en la planta de los pies, estimula las terminaciones nerviosas de esta zona. Este gesto simple y divertido, les ayuda a tomar conciencia de esa parte de su cuerpo. Además, lo mejor de todo es que lo pasarás en grande con su risa contagiosa.

4. Fortalece sus pies

Es bueno que fortalezcas los pies de tu hijo. Hay algunos ejercicios que puedes hacer fácilmente en casa. Por ejemplo, coloca uno de tus dedos en las almohadillas de su pie, justo debajo de sus deditos. Intenta obligarle a cerrarlos. De esta forma, estarás mejorando su capacidad de agarre al suelo, algo que posteriormente evitará caídas y tropezones.

También puedes fortalecer sus tobillos. Para ello, sujeta una de sus piernecitas con una mano. Con la otra, comprímele suavemente los deditos, al mismo tiempo que haces que rote su pie muy despacio, varias veces, hacia un lado y hacia otro. Este ejercicio fortalece los tobillos, pero, además, también evita que adopte malas posturas cuando empiece a andar.

5. Favorecer su circulación y hacer que se relaje

Los masajes para bebés en los pies son de lo más relajante. ¿Quién no disfruta con un masaje bien dado? Tu bebé también. Puedes practicar el masaje hindú. Este masaje, conocido así por os especialistas, favorece su circulación de retorno y le ayudará a relajarse tras el estimulante y agotador día.

Sujétale la pierna y masajéasela con movimientos circulares desde el tobillo hasta el muslo. Después repite el mismo movimiento, pero comprimiéndole y retorciendo su piernecita suavemente. Haz lo mismo con la otra pierna y termina finalmente masajeando suavemente sus pies con movimientos circulares.

6. Usa los patucos y calcetines adecuados

Los patucos y calcetines son importantísimos para el desarrollo correcto del pie del bebé. Deben ser justo de su talla y carecer de costuras interiores que puedan hacerle rozaduras. Además, es mejor apostar por los tejidos naturales que hacen que el pie del pequeño transpire sin problemas. Sólo así lograrás que no sude (recuerda que un bebé puede sudar mucho y terminar constipándose).  Una vez se los pongas, comprueba que el elástico no le aprieta, para que no le hagan daño.