Cuidado InfantilCuidadosSueño del bebéPesadillas y terrores nocturnos en niños

Pesadillas y terrores nocturnos en niños

Pesadillas y terrores nocturnos en niños 30 Junio, 2009
pesadillas
Pesadillas y terrores nocturnos en niños

El 5% de los niños mayores de cinco años presenta pesadillas y terrores nocturnos siendo este fenómeno más frecuente en niñas. No obstante, esto también puede pasarle a niños más pequeños, originándose, así, las pesadillas en bebés.

¿Qué diferencias hay entre las pesadillas y los terrores nocturnos? Consúltalas pulsando en el enlace.

Las experiencias que más influyen en las pesadillas en niños son:

Dormir en la cama de los padres (colecho), accidentes o enfermedad del niño, separación o ausencia de la madre (laboral, viaje, etc.), depresión materna y una actitud materna ambivalente o contradictoria en la crianza del niño.

Los bebés sensibles son más propensos a sufrir terrores nocturnos, descubre por qué pulsando sobre el enlace.

Causas de los terrores nocturnos

Según los expertos, existen varias causas comunes que facilitan la aparición de terrores nocturnos. La primera es el propio desorden normal del sistema neurológico de alerta, el cual los niños no desarrollan del todo hasta los 7 años. La segunda tiene que ver con el retraso en la hora de conciliar el sueño. Por último, el factor genético también influye.

Generalmente, las pesadillas y los terrores nocturnos en niños aparecen en la edad preescolar (antes de los cinco años de edad); esta situación ocurre durante la fase 4 del sueño (fase NO REM, sin movimientos oculares o de sueño profundo).

Síntomas de los terrores nocturnos infantiles

El niño se encuentra confuso y desorientado, presenta respiración agitada y ruidosa, pupilas dilatadas, sudoración, taquicardia (ritmo cardíaco acelerado), taquipnea (ritmo respiratorio acelerado), parece aterrorizado. Durante esta etapa el niño puede presentar sonambulismo (caminar dormido) y estar en riesgo de daño físico o golpes.

El niño puede tardar en despertarse y hablar coherentemente, por lo general el niño no puede recordar la pesadilla, motivo de su temor.

Prevenir las pesadillas en bebés y niños

Los terrores nocturnos desaparecen con el tiempo en casi todos los casos, generalmente antes de los siete años de edad, también existe un factor hereditario, y a veces, las enfermedades acompañadas de fiebre pueden ser desencadenantes de esta situación.

¿Qué hacer ante los terrores nocturnos en bebés?

La prevención es lo más importante, así como no mostrar signos de preocupación delante del niño, puesto que puede asustarle. Recuerda que hay diferencias entre pesadillas y terrores nocturnos, así que, antes de diagnosticar de forma precoz, infórmate sobre cómo se manifiesta cada uno.

Descubre, por último, cómo tratar las pesadillas y terrores nocturnos.