Cuidado InfantilSin categoríaTipos de termómetros para bebés

Tipos de termómetros para bebés

Tipos de termómetros para bebés 8 Noviembre, 2017Deja un comentario
Tipos de termómetros para bebés

El termómetro es una de las herramientas más útiles y valisosas que podemos tener en casa para comprobar el estado de salud del bebé y el estado general de nuestros hijos. Actualmente, podemos encontrar una amplia gama de termómetros para bebés, desde los clásicos de mercurio, hasta el termómetro de oído, el de chupete o el digital. Descubre cuál es el termómetro más adecuado para tu bebé con nuestros consejos y recomendaciones.

La fiebre suele es una de las primeras manifestaciones que indican que un bebé está enfermo. Por ello, es muy importante que si tenemos niños pequeños dispongamos siempre en casa de un buen termómetro que nos saque de dudas. Te contamos cuáles son los tipos de termómetros para bebés que puedes encontrar actualmente en farmacias y tiendas especializadas.

¿Cuál es el mejor termómetro para bebés?

Si queremos evaluar el estado de salud general de nuestros pequeños, debemos hacernos con un buen termómetro con el que tomarles la temperatura cuando creamos que así lo necesitan. Actualmente, podemos encontrar una amplia variedad de termómetros, como por ejemplo, los clásicos de mercurio, hasta el termómetro de oído, el de chupete o el digital, además del termómetro rectal para bebés, tal y como te explicamos a continuación:

Cuáles son los mejores termómetros para bebés

1. Termómetro digital

Si tu bebé tiene entre 0 y 3 meses de edad, la forma más adecuada de tomarle la temperatura será por vía rectal. Para ello, el mejor termómetro para bebés es el digital, pues además de facilitarnos una lectura rápida, también arroja unos resultados muy fiables y, algo muy importante, no contiene materiales contaminantes como, por ejemplo, los termómetros de mercurio.

El termómetro digital contiene un sensor interno cuya resistencia eléctrica varía en función de la temperatura del bebé. Estos termómetros funcionan con pilas y además de por vía rectal, también son aptos para tomar la temperatura oral o axilar. Además, su cómodo dispositivo avisa a los padres cuando alcanza la máxima temperatura del bebé.

Recuerda que siempre que utilices el termómetro por vía rectal debes lubricarlo correctamente e introducirlo entre 1,5 y 2,5 centímetros en el recto del bebé, tumbado boca abajo. Hay que señalar también que cuando tomamos la temperatura al bebé por vía rectal, ésta suele ser de unos 0,5 grados más alta que si la tomamos en otra zona del cuerpo, como por ejemplo, en la axila.

2. Termómetro de chupete

Entre los 4 meses y los 4 años, la forma más precisa de tomar la temperatura a los niños es por vía oral. Aunque si el bebé muestra mucha resistencia puedes optar también por tomarle la temperatura en la axila.

El termómetro de chupete para bebés no es muy preciso, pero está especialmente indicado para aquellos bebés que muestran resistencia a otro tipo de termómetros. Por ello, la principal indicación para usarlo correctamente es que si marca una temperatura superior a 37 grados, se utilice posteriormente otro termómetro más preciso, como el digital o el de mercurio, por ejemplo.

Ante cualquier sospeche de fiebre, se coloque el chupete medidor de temperatura y, si este marca más de 37 grados, se  utilice posteriormente el termómetro de mercurio o el digital para certificar la temperatura.

3. Termómetro de oído

El termómetro de oído es el más cómodo de utilizar con los bebés, debido a que es capaz de tomar la temperatura en tan sólo unos segundos. Sin embargo, por contra, este tipo de termómetro puede dar lecturas falsas, es decir, pueden detectar fiebre cuando no la hay, o no detectarla cuando de verdad la hay.

No obstante, si el termómetro de oído para bebés es el único termómetro que tienes en casa para tomarle la temperatura a tu bebé, recuerda ponerlo siempre el oído del niño con suavidad, y no ejercer demasiada presión al colocarlo. En cualquier caso, y utilices el termómetro que utilices con tu bebé, has de saber que si tomas la temperatura del oído o por vía rectal, se considera que hay fiebre si el termómetro marca una temperatura de 38 grados o superior.

Si la tomas por vía oral, se considerará que el bebé tiene fiebre si el termómetro marca una temperatura de 37,8 grados o superior. Y si se la tomas en la axila, se considerará que tu bebé tiene fiebre si éste marca una temperatura de 37,2 grados o superior.