Cuidado InfantilSaludCómo usar un termómetro rectal en los bebés

Cómo usar un termómetro rectal en los bebés

Cómo usar un termómetro rectal en los bebés 14 Noviembre, 2017Deja un comentario
Cómo usar un termómetro rectal en bebés

Cuando el bebé tiene entre 0 y 3 meses de edad, la forma más correcta y precisa de tomarle la temperatura es por vía rectal. Si crees que tu bebé tiene fiebre y necesitas determinar de forma exacta cuál es su temperatura corporal del bebé, no dudes en utilizar un buen termómetro para saber si tu hijo tiene fiebre. A continuación, te contamos todos los trucos y consejos para que aprendas a usar el termómetro rectal con tu bebé.

Consejos para utilizar un termómetro rectal en el bebé

El termómetro más apropiado para tomarle la temperatura rectal a un bebé es el termómetro digital, que podrás comprarlo en farmacias, droguerías o en cualquier establecimiento especializado en la venta de productos infantiles.

Además de ser muy prácticos y fáciles de utilizar con los niños, los termómetros digitales se han convertido en la mejor alternativa a los antiguos termómetros de mercurio, precisamente, porque son capaces de hacer lecturas muy precisas.

Otra de las grandes ventajas del termómetro digital para uso rectal con el bebé es que éste es capaz de tomar la temperatura en tan sólo unos pocos segundos. Por ello, resulta muy práctico para utilizar por vía rectal evitando desesperar al bebé con largos tiempos de espera. Sin embargo, una recomendación que debes tener en cuenta es que si vas a utilizar el termómetro digital, además de por vía rectal por otras zonas del cuerpo como la boca o la axila, deberías designar un tipo de termómetro para cada uno de sus usos, ya que esto resulta mucho más higiénico.

El mejor para tomarle la temperatura por vía rectal a un bebé es el termómetro digital que tiene una punta más flexible y un mango más ancho, que no nos permite insertarlo en el recto del bebé no más de 2,5 centímetros.

Pasos para tomar la temperatura al bebé con un termómetro rectal

Aunque a algunos bebés no les importa en absoluto que les tomen la temperatura rectal la mayoría, sin embargo, no suelen ser muy amigos de este método. Si tu bebé protesta más de lo normal y se pone muy inquieto, lo mejor es que primero le tomes la temperatura axilar o en la ingle y si compruebas que tiene más de 37 grados, le tomes entonces la temperatura rectal para obtener un dato de temperatura más preciso.

  • Antes de introducir el termómetro es conveniente que limpies la punta con alcohol y que lo enjuagues posteriormente. Seguidamente, debes cubrir la punta con un poco de vaselina para que la inserción sea más fácil.
  • Para tomarle bien la temperatura rectal, debes acostar al bebé boca arriba, bien en tu regazo o sobre una cama o mueble cambiador. Una vez colocado, debes encender el termómetro e introducirlo suavemente en el recto del bebé unos 2 centímetros, hasta que compruebes que la punta del termómetro desaparece.
  • Debes coger en brazos al bebé y sostener bien el culete del bebé con la palma de una de tus manos y con la otra, deberás sostener el termómetro hasta que escuches el pitido que determinará la temperatura corporal de tu bebé.

Cuando suene, debes quitárselo con suavidad, leer la temperatura, y limpiarlo bien con un poco de alcohol o agua con jabón antes de guardarlo. Algunos bebés pueden hacerse caca cuando les tomamos la temperatura rectal, esto es completamente normal y se debe, principalmente, a que al introducirle el termómetro en el recto podemos estimular sus intestinos.

Recuerda también que, tanto si vas a tomarle la temperatura rectal a tu bebé o en cualquier otra zona del cuerpo, debes evitar hacerlo después del baño, ya que en este momento del día es probable que su temperatura esté algo más elevada.