Cuidado InfantilCuidadosCómo coger a un bebé en brazos

Cómo coger a un bebé en brazos

Cómo coger a un bebé en brazos 29 Septiembre, 2017Deja un comentario
Cómo sujetar a un bebé en brazos

Muchos papás y mamás primerizos sienten miedo de coger al recién nacido en brazos. Y es que el bebé recién nacido es tan frágil y delicado que es normal que te produzca cierto temor o reparo tomarlo entre tus brazos. Si nunca antes has cogido a un bebé, tendrás muchas dudas sobre cómo hacerlo correctamente, para no causarle ningún daño o incluso evitar que se te resbale de las manos. Entonces, ¿cómo coger al bebé en brazos de forma segura?

Tanto si quieres acostar al bebé en la cuna como si necesitas cogerlo de nuevo para darle el biberón o cambiarle el pañal, es importante que conozcas algunas técnicas para tomar al bebé en brazos y conseguir que tanto tú como tu pequeño disfrutéis de ese momento juntos.

Consejos para sujetar al bebé entre tus brazos

Lo primero que debes saber es que no es difícil coger al bebé en brazos. Para que se sienta cómodo y seguro, es importante que conozcas una serie de consejos para sujetar al bebé en brazos y aprendas a hacerlo con delicadeza desde su nacimiento:

  • Antes de empezar, ten presente que todos los movimientos que realices para coger al recién nacido en brazos deben ser delicados y suaves. Recuerda que el cuerpo de tu bebé es frágil y no es capaz de controlar todos sus músculos durante los primeros tres meses de vida.
  • Colócale una mano bajo el cuello para sostener la cabeza, y otra debajo de las nalgas. Sostenlo con ambas manos y levántalo poco a poco. Si está despierto, háblale suavemente al levantarlo para tranquilizarlo.
  • Cuando lo tengas en brazos, apóyalo en tu hombro. Esta es la forma más íntima y cómoda de sostener al bebé. Como al levantarlo, tendrás que sostenerlo con una mano en las nalgas y otra en la parte superior de la espalda y el cuello. De esta manera, el bebé podrá acurrucarse sobre tu cuello y los latidos de tu corazón lo calmarán.
  • No lo cojas con las manos frías o sucias, y tampoco permitas que tus amigos o familiares lo hagan.