Cuidado InfantilSalud5 consejos para elegir el termómetro del bebé

5 consejos para elegir el termómetro del bebé

5 consejos para elegir el termómetro del bebé 15 Noviembre, 2017Deja un comentario
Consejos para elegir un termómetro para bebés

De mercurio, digitales, de frente, de oído, rectales… El termómetro es una de las herramientas esenciales que deben formar parte del ajuar del bebé. Actualmente podemos encontrar una gran variedad de tipos de termómetros para bebés en el mercado, desde los clásicos termómetros de mercurio o de galio, hasta los termómetros digitales, los de chupete, o los termómetros infrarrojos para medir la temperatura en el oído del bebé o en la frente.

¿No sabes qué termómetro elegir para el bebé? A continuación, te damos estos 5 consejos para que aciertes al elegir el termómetro de tu bebé, dependiendo de sus características y las necesidades de tu pequeño.

¿Qué debo tener en cuenta al comprar el termómetro para mi bebé?

Muchas mamás primerizas se preguntan qué clase de termómetro usar para tomar la temperatura del bebé. Pues bien. Cuando compramos el termómetro para un bebé con la intención de elegir el más adecuado, debemos tener en cuenta algunas claves antes de decidirnos por uno u otro. Esto es todo lo que debes tener en cuenta al comprar el termómetro del bebé cuando lo necesites:

1. Edad del bebé

Una de las principales recomendaciones que se suele dar a los padres cuando compran un termómetro es que tengan en cuenta la edad de su bebé. En este sentido, se recomienda que en bebés de entre 0 y 36 meses, la medición de la temperatura sea por vía rectal.

Para ello, el mejor termómetro es el digital, porque además de ser rápido, también hace mediciones de temperatura muy precisas. Sólo tienes que insertarlo en el recto del bebé entre 1,3 y 2,5 cm, y esperar a que suene la alarma que indica que ha finalizado la medición. Debes recordar que cuando tomamos la temperatura rectal a un bebé, ésta suele ser unos 0,5 grados más alta que en otras zonas del cuerpo como la frente o la axila.

2. Que sea fácil de usar

Otra de las cuestiones que debes tener en cuenta al elegir un termómetro para el bebé u otro es, además de que se adecúe a la edad de tu hijo, que también éste te resulte fácil de usar.

En este sentido, los termómetros digitales multiuso son aquellos que leen la temperatura corporal del bebé a través de un sensor que se encuentra en la punta del termómetro. Este tipo de termómetro se puede utilizar tanto debajo del brazo, como por vía rectal o por vía oral, pudiendo siempre elegir la zona que te resulte más cómoda, rápida y sencilla.

3. Que sea preciso

Además de que sea sencillo y práctico, un termómetro para bebés ha de ser preciso. Por ello, la precisión es otro de los factores clave a tener en cuenta cuando compramos un termómetro a un bebé.

En este sentido, los termómetros rectales son los que ofrecen una medición de temperatura más precisa, algo que es muy importante en el caso concreto de los recién nacidos.

4. Que sea cómodo

En ocasiones, tomar la temperatura a un bebé o a un niño de corta edad puede convertirse en toda una odisea, especialmente si intentamos tomarle la temperatura rectal. Si tu bebé es de los que ofrece mucha resistencia ante el uso de un termómetro rectal, no dudes entonces en elegir otro tipo de termómetro menos invasivo.

En este caso concreto, el más recomendable sería el termómetro de oído, que utiliza rayos infrarrojos para medir la temperatura del bebé en la zona del tímpano. Estos termómetros son rápidos y muy cómodos para los bebés, sin embargo, se recomienda su uso en niños mayores de seis meses de edad.

5. Que se adapte al bebé

Si tu hijo suele recurrir al chupete con frecuencia, uno de los termómetros que mejor se adaptarán a él serán los termómetros orales. Estos son los termómetros que se introducen debajo de la lengua o en su defecto, los termómetros de chupete, que son más indicados cuando el bebé es aún muy pequeño y no es capaz de mantener el termómetro debajo de la lengua por sí solo.