Cuidado InfantilEducaciónFamiliaAtención papás: la guía definitiva para tener paciencia con el bebé

Atención papás: la guía definitiva para tener paciencia con el bebé

Atención papás: la guía definitiva para tener paciencia con el bebé 2 marzo, 2018Deja un comentario
Cómo tener paciencia con el bebé

Los recién nacidos y los bebés en general pueden ser muy pero que muy estresantes. La paciencia es la capacidad que nos ayudará a tolerar sus rabietas. Tener paciencia con el bebé no es sencillo. Hay padres que la tienen de una forma innata. No obstante, hay muchos otros que son más impulsivos y tienen menos aguante. No te adelantes, no quieras comportamientos inmediatos. Lo mejor es ir trabajando poco a poco algunas técnicas para no perder la paciencia con el bebé, para poder resolver mejor los problemas que surgen durante vuestro día a día, que seguramente serán muchos.

Cómo no perder los nervios con el bebé

Sabemos que ser padre o madre no es una tarea sencilla. Un bebé llora, duerme, necesita comer, disfrutar de su paseo diario… Por eso, queremos ayudarte a saber lidiar con los primeros días del recién nacido en casa y a tener paciencia con el bebé y no perder los nervios con estos consejos:

1. Préstate atención y saca tiempo para ti

Sí, aunque no le veas sentido, una de las mejores formas de tener paciencia con el bebé es mimarse a uno mismo. Ocúpate de tus propias necesidades físicas y emocionales. No importa que en casa exista un nuevo miembro. Tú también eres importante. Tómate tu tiempo. Haz una siesta, duerme, lee, báñate con sales y burbujas o disfruta de unos minutos de sol. Toma todos los días un poco de tiempo para dedicarte, aunque sólo sean unos minutos harán que te sientas mucho más relajado y cómodo, algo que se traducirá en muchísima más paciencia. Cuando no estamos relajados somos más irascibles y nos enfadamos con mayor facilidad. Evita estos enfados para poder tener paciencia con el bebé.

2. Aprende a lidiar con el llanto del bebé

Hay que fijarse bien en el llanto del recién nacido. Lo ideal es intentar entender para qué sirve y cómo se usa. Un recién nacido no puede comunicarse con palabras. Por tanto, su único medio es el llanto. Un recién nacido usa ese llanto para indicar todo, absolutamente todo. Sí, indica si tiene frío, hambre, si está cansado, si tiene calor, si está demasiado estimulado o aburrido o si está incómodo o enfadado.

Si no quieres estresarte y perder la paciencia con tus hijos, deberías esforzarte por aprender las señales que te da tu bebé antes de llorar. Por ejemplo, si ves que se frota mucho los ojos o bosteza constantemente, es probable que esté cansado y en breve se ponga a llorar. No pierdas el tiempo, ponlo en la cama para que pueda dormir un poco. Si chupa sus dedos es que tiene hambre, haz lo propio. Puedes darle de comer antes de que se ponga a llorar, tus tímpanos lo agradecerán.

Técnicas para calmar el llanto del bebé
Anna Goroshnikova || Shutterstock

Lo esencial es intentar responder al llanto del bebé rápidamente. Aunque tienes que tener claro que en muchos momentos no podrás evitar que llore. Esto es así. Acostúmbrate y no te frustres. Quizá la primera semana sea un poco complicado, pero poco a poco le irás cogiendo el truco. Es más, las primeras semanas, los recién nacidos muchas veces lloran sin motivo comprensible. Ahí, simplemente puedes calmarlos cogiéndolos en brazos.

3. Cuidado con la depresión postparto

Uno de los mayores enemigos de la paciencia para con los bebés es la depresión postparto. Debes estar muy atenta para poder detectar cualquier síntoma que te lleve a ella. Ojo, que si padeces de depresión postparto, también es normal.  Es una afección muy común y no debes preocuparte en absoluto.

Suele manifestarse como tristeza, ansiedad, cansancio y ganas constantes de llorar. Si te sientes así, no lo dudes, busca ayuda con tus familiares y pareja. Muchas veces, recibiendo simplemente un poco de ayuda, las cosas mejoran notablemente.

Si en un momento dado ves que no puedes soportar el llanto del bebé y que estás perdiendo completamente la paciencia coloca al niño en la cuna y llama a un amigo o miembro de la familia. Consigue ayuda tan pronto como sea posible. Seguramente necesites ayuda profesional, pues estos estados pueden derivar en sentimientos de frustración e ira, muchas madres incluso tienen pensamientos negativos.