Cuidado InfantilCuidadosSeguridad y protección5 precauciones para evitar que el bebé se caiga de la cuna

5 precauciones para evitar que el bebé se caiga de la cuna

5 precauciones para evitar que el bebé se caiga de la cuna 2 marzo, 2018Deja un comentario
Cómo evitar que el bebé se caiga de la cama

Los padres suelen tener muchos miedos respecto a la seguridad del bebé en su habitación, sobre todo los padres primerizos. Uno de los principales temores es que nuestros hijos se caigan de la cama. Para empezar, piensa que es algo que puede ocurrir. No eres peor padre si pasa. No obstante, hay algunas precauciones para evitar que el bebé se caiga de la cama que te vendrán muy bien.

1. Proteger al bebé mientras duerme en el moisés o en la cuna

Los niños tienen diferentes etapas. Cuando son recién nacidos, suelen dormir en un moisés o cuna. Durante esta etapa, ambos lugares son bastante seguros para ellos. El moisés se usa durante los primeros meses, cuando el bebé prácticamente no se mueve. No se gira y por tanto no tiene problemas de caídas. La cuna es un poco igual. Está rodeada de barrotes, por lo que es un espacio bastante seguro y anticaídas.

Ahora bien, es imposible no extender la edad a la hora de dormir en la cuna. Cuando los peques van creciendo, empiezan a desarrollar habilidades escapistas, algo que puede aumentar el riesgo de que el bebé se caiga de la cama.

2. Cómo evitar que el bebé se caiga durante el colecho

Si decides practicar el colecho, por lo menos al principio, baraja la opción de adquirir una cuna especial para ello. Ten en cuenta que comenzar durmiendo entre los padres no siempre es seguro para el bebé.

Otra opción para evitar que el bebé se caiga de la cuna podría pasar por pegar la cama a la pared o ponerle alguna barrera en el borde de la misma, dejando que el bebé duerma entre ella y su madre. Así, la caída será menos probable.

3. Evitar que el bebé se caiga de la cama cuando empieza a gatear

Esta etapa, el cual el bebé empieza a gatear, es más complicada. El bebé comienza a dar señales de autonomía corporal. Empieza a girarse, a moverse más, y eso nos asusta. Es el momento de adecuar el lugar en el que duerme para poder evitar accidentes.

Los bebés que duermen en cuna no tendrán problema, pues siguen estando protegidos por esos barrotes. No obstante, si sigues practicando el colecho, puede ser que sí tengas que tomar precauciones. Coloca barandas que puedan acoplarse a la cama o intenta que duerma entre papá y mamá. Ya son un poco más grandes y ocupan más espacio. Son menos frágiles.

También puedes dejar la cama pegada a la pared y dejar que ocupe ese espacio, aunque esto no hace que sea menos necesario poner una barrera en los pies. Los pequeños se mueven muchísimo, y no sabes la de vueltas que pueden dar, incluso gatear, para irse al final de la cama y terminar en el suelo.

4. Cambio de cuna a cama individual

El paso de la cuna a la cama individual es un cambio también normal. Llegado el momento, las camas individuales entrarán en la habitación de nuestros hijos. Estas camas suelen ser más bajas que las cunas, y, además, cuentan con barandillas, algo que, sin duda, evita en mayor medida las caídas.

Otra opción interesante podría ser colocar el colchón en el suelo. Hay somieres que lo permiten, y la verdad es que, además de quedar muy bien, son lo más seguro que podemos emplear para evitar estos accidentes.

5. No te confíes nunca

Sí, es cierto que los accidentes domésticos con niños y bebés como la caídas y demás, suelen ocurrir cuando los niños duermen y se giran. No obstante, también puede pasar cuando estás en la habitación con tu hijo en el cambiador o en la cama. No creas que si tu hijo ya se sienta correctamente puede evitar estas caídas. Es un error. No dejes de vigilarlo en todo momento y jamás lo dejes solo. Son rápidos, pueden caerse en menos de un segundo. Si quieres coger algo y está lejos, cárgalo en brazos.