Cuidado InfantilCuidadosSeguridad y protección7 recomendaciones para que la cocina sea segura para tu bebé

7 recomendaciones para que la cocina sea segura para tu bebé

7 recomendaciones para que la cocina sea segura para tu bebé 2 marzo, 2018Deja un comentario
Consejos para crear una cocina segura para el bebé

La cocina puede ser el lugar más importante de una casa. Sobre todo, de las casas familiares. Un lugar en el que todos nos reunimos para comer, para cenar o para cocinar todos juntos. Pasamos mucho tiempo en ella, pero nuestros hijos también. Teniendo en cuenta la gran cantidad de productos y utensilios peligrosos que hay en ella, quizá tengamos que extremar un poco la precaución. Fíjate en estas recomendaciones y normas de seguridad para que la cocina sea segura para tu bebé, a continuación.

Normas de seguridad para el bebé en la cocina

¿Quieres que tu cocina sea más segura para el bebé? Te presentamos una serie de recomendaciones para evitar accidentes domésticos con los niños desde que son bien pequeños:

1. Supervisa a tu bebé en todo momento

No hay mejor forma de evitar accidentes infantiles en la cocina que vigilar al bebé constantemente. Si no puedes estar todo el tiempo mirándolo mientras estáis en la cocina, lo mejor es que lo dejes en cualquier otro lugar más seguro. Puedes, por ejemplo, ponerlo en un pequeño parque, cerca de esta estancia. Un lugar que le permita verte y moverte por la sala, pero manteniendo una distancia de prudencia con todos los focos del peligro.

2. Cuidado con los productos tóxicos

Sí, uno de los principales peligros de las cocinas son los productos tóxicos que guardamos en ellas. Detergentes, pesticidas, productos de limpieza y demás. Lo mejor es dejarlos en armarios altos. Si prefieres, puedes dejarlo en los armarios bajos, pero siempre con seguros para niños. Son bastante útiles cuando los bebés tienen de 6 a 25 meses. No obstante, si los mantienes cerrados siempre, después de los 2 años, definirás límites constantes que el niño reconocerá al instante.

3. Atención a los cajones y a las puertas

Hay niños que son bastante más astutos que otros. Ágiles y muy despiertos. Si tu bebé está empezando a gatear y es algo astuto, seguramente termine aprendiendo a abrir estos seguros. Tranquilo, hay soluciones. Mete los productos más peligrosos en las áreas que estén fuera de su alcance. También hay opciones como las rejas de seguridad que los mantienen fuera de la cocina. Además, compra productos con tapas a prueba de niños. Son bastante complicados de abrir, pues tienen que presionar de una forma muy concreta para que el tapón tenga juego y se abra finalmente.

4. Mantén bien alejados los cuchillos

Es evidente, pero hay que recordarlo. Deja fuera de la vista de tus hijos, y sobre todo de su alcance, cuchillos y utensilios filosos. Mételos en cajones cerrados con seguros o armarios altos. Además, recuerda que los peladores, ralladores y otros utensilios, pueden ser potencialmente peligrosos para un niño.

5. Tapa bien la basura

Intenta que la basura esté lejos del bebé. Que no tenga acceso a ella. Si tienes que tener el cubo fuera, a la vista, mantenlo siempre cerrado. Si además tiras objetos peligrosos como latas de metal o vidrios rotos, saca inmediatamente la basura. De lo contrario, te acabarás preguntando por qué tu bebé se lleva todo a la boca siempre.

6. Cuidado cuando cocines

Cuando cocinas, estás manipulando un montón de herramientas peligrosas, además de estar en contacto con el fuego. Lo ideal es que no cargues a tu bebé mientras estás haciendo algo así. Asegúrate siempre dónde está cuando estás manipulando algo muy caliente. Además, considera la opción de equipar el grifo de la cocina con un dispositivo a prueba de quemaduras.

7. Deja un rincón para el peque

Si quieres saciar sus ansias por conocer, reserva un pequeño espacio para tu bebé. Un rincón que cuente con su propio armario, que pueda abrir y cerrar. Elige siempre uno alejado del horno y llénalo con objetos completamente seguros pero interesantes para él, como cucharas de madera, recipientes de aluminio o yogures y cajas de cereales vacíos. Esto hará que el bebé esté contento y entretenido.  Cambia de vez en cuando las cosas que hay para que el niño no se aburra.