Cuidado InfantilEducaciónGuardería14 consejos para preparar a tu bebé para ir a la guardería

14 consejos para preparar a tu bebé para ir a la guardería

14 consejos para preparar a tu bebé para ir a la guardería 21 diciembre, 2017Deja un comentario
Consejos de adaptación del bebé a la guardería

Ir a la guardería por primera vez puede ser un momento duro para cualquier padre y madre. Sobre todo, los padres primerizos, que sienten bastante ansiedad frente a este nuevo episodio. No obstante, hay que mantener la calma. Es un proceso difícil, pero con algunos consejos lograrás que la adaptación sea mejor. Fíjate en estos 14 consejos para preparar a tu bebé para ir a la guardería.

Recomendaciones para que el bebé se adapte a la guardería

¿Te preocupa que tu hijo no empiece la guardería con buen pie? Entonces, te vamos dar una serie de recomendaciones para que el niño se adapte a la guardería poco a poco:

  1. Visitar previamente las instalaciones. Antes de comenzar la adaptación, puede ser buena idea que tu hijo y tú recorráis las instalaciones, conociendo al equipo de la guardería y haciendo que el lugar sea un poco más familiar para el pequeño. Piensa bien las preguntas al visitar la guardería que vayas a hacer para resolver todas tus dudas.
  2. No lo hagas de golpe. Intenta que sea una Incorporación progresiva. Los niños son todos diferentes, cada uno tiene su tiempo. Algunos niños se sentirán encantados desde el primer día, mientras, otros necesitarán un poco más de tiempo. Un par de horas todos los días harán que gane confianza.
  3. Fuera agobios. Los bebés notan tu estrés. Por este motivo, intenta no mostrarlo. Levantarse pronto por la mañana para ir a la escuela infantil es esencial. Contad con tiempo suficiente para desayunar tranquilamente e ir relajados.
  4. Mete en su mochila su juguete favorito. Este juguete será un vínculo con la familia. Algo que hará que el pequeño se mantenga unido con su hogar durante las horas que esté fuera.
  5. No hagas una despedida dramática. Cuando os despidáis en la guardería, intenta hacerlo con seguridad y alegría. No flaquees. Transmite seguridad en todo momento a tu hijo y él lo llevará mejor.
  6. Llevarle y recogerle personalmente. Durante los primeros días de guardería, es también importante que seáis vosotros, los padres, quienes lo llevéis y recojáis. Esto también dará seguridad al bebé.
  7. Dedica tiempo de juego en casa. Ir a la guardería es necesario, pero también jugar en casa. Una vez salga de la escuela infantil, dedica tiempo a tu hijo.
  8. Continuidad en casa. Infórmate siempre de las actividades de la guardería. Sigue en casa con esas canciones, esas fichas y esos juegos. Haz ver a tu hijo que formas parte de todo eso.
  9. Comunicación fluida con la guardería. Debes tener siempre una comunicación fluida con aquellos que cuidan de tu hijo. Cualquier duda que se presente, cualquier comportamiento extraño en tu hijo, la evolución del niño (retirada de pañal, chupete, etc.) debe estar clara por ambas partes.
  10. Cuidar la alimentación. Preocúpate siempre de todo lo que come tu hijo fuera de casa. Esto te ayudará a mantener una alimentación equilibrada también encasa.
  11. Acostumbra a tu hijo a las rutinas. Si tienes rutinas en casa, el niño notará menos cambios con la guardería, en la que evidentemente también se trabaja con ellas.

Tips para los papás antes de llevar al bebé a la guardería

Los padres, sobre todo los padres primerizos, tienen que tener en cuenta una serie de cosas para que la adaptación sea fluida. Además de saber las ventajas e inconvenientes de llevar al pequeño a la guardería, no está de más considerar lo siguiente:

  1. No te sientas culpable. Si has decidido que tu hijo tiene que ir a la guardería, por muy pequeño que sea, no debes sentirte culpable. Es una buena decisión como cualquier otra.
  2. No complacer constantemente al niño. Si no eliminas bien el sentimiento de culpabilidad, podrías caer en la eterna complacencia. Esto no es bueno para tu hijo ni para su educación, pues el niño se volverá un caprichoso y un consentido.
  3. Ten siempre una actitud positiva. Piensa que tu bebé está evolucionando adecuadamente, con profesionales que le ayudarán a ello. Has escogido un buen lugar y él, finalmente, terminará adaptándose. Respeta sus tiempos y no te enfades ni te preocupes en exceso.