Cuidado InfantilPapás y mamásLa guía definitiva para ser la mamá primeriza perfecta

La guía definitiva para ser la mamá primeriza perfecta

La guía definitiva para ser la mamá primeriza perfecta 10 enero, 2018Deja un comentario
Recomendaciones para ser una buena mamá primeriza

Aunque somos conscientes de que la perfección no existe, toda mujer que espera su primer hijo tiene unas altas expectativas sobre la maternidad y espera poder ser la madre primeriza perfecta con la llegada del bebé al mundo. Descubre la guía definitiva para ser la mamá primeriza perfecta.

¿Cómo llegar a ser una buena mamá primeriza?

Si te falta poco tiempo para estrenarte en la maternidad, debes tener en cuenta varios detalles para que gestiones esta experiencia de la mejor forma posible. Además de las curiosidades de los recién nacidos que te descubrimos, te contamos todo lo que deberías tener en cuenta para llegar a ser la mamá primeriza perfecta y no morir en el intento.

1. Vivir la maternidad sin estrés

El estrés puede ser uno de los factores que, sin lugar a dudas, más alteren o distorsionen tu experiencia como madre primeriza. Por eso, resulta de vital importancia que tras la llegada del bebé trates de mantener alejado el estrés y todos aquellos pensamientos negativos que puedan sobrepasarte en determinados momentos en los que no sepas qué hacer.

Para que tu experiencia como madre primeriza sea lo mejor posible, debes intentar prepararte bien antes del parto, saber a lo que te enfrentarás cuando te estrenes como mamá, y gestionar tu tiempo de la mejor forma posible una vez que el bebé llegue al mundo.

2. Pide ayuda siempre que lo necesites

Pedir ayuda de vez en cuando no significa que tu papel como madre quede por ello en entredicho, sino al contrario. Debes pedir ayuda a tus familiares y amigos más cercanos siempre que lo necesites, y sobre todo, cuando tengas dudas acerca de los cuidados de tu bebé.

Piensa siempre que tus seres queridos que ya han vivido la experiencia de la maternidad o de la paternidad, pueden ayudarte a resolver muchas dudas y cuestiones sobre los cuidados y la crianza de tu hijo.

3. Deja todo bien preparado antes del nacimiento del bebé

La ropa, los accesorios, la habitación del bebé, etc. son muchas de las cosas que necesita un bebé cuando viene al mundo. Por ello, lo ideal es que intentes dedicar el último trimestre del embarazo a organizar todos estos pequeños detalles .

Si tienes todo bien preparado antes de que nazca el bebé, podrás ahorrarte muchos contratiempos y podrás centrarte de lleno en disfrutar de la maternidad como tú y tu hijo os merecéis.

4. Imagina cómo serán los momentos con tu bebé

Desde el embarazo, puedes empezar a poner en práctica tu maternidad, ¿cómo puedes hacerlo? Pues muy sencillo, imaginándote cómo serán los momentos en los que ya tengas a tu bebé en brazos, disfrutando del placer de cogerlo, de darle el pecho, de dormirlo cantándole una nana… Todos estos pensamientos te ayudarán a ir adaptándote poco a poco a tu nuevo rol de mamá, antes incluso de que haya nacido el bebé.

5. Aprovecha al máximo los momentos de descanso

Si alguna vez has hablado con otras mamás primerizas, seguro que te han comentado que cuando nace el bebé, lo que más se suele echar de menos son las horas de descanso y de relax. Por ello, debes procurar descansar todo lo que puedas antes de la llegada del bebé, y tras su nacimiento, aprovechar todos los momentos en los que tu hijo duerma para echarte una pequeña cabezada tu también.

6. Dedícate un poco de tiempo

Aunque el papel de una madre es insustituible para el bebé, debes recordar que tú sola no podrás echarte encima todo el peso de la crianza. Puedes delegar algunas tareas propias del cuidado del recién nacido a tu pareja o a tus familiares más cercanos, y dedicarte un poco de tiempo para ti.