Cuidado InfantilEducaciónFamiliaLo que necesitas saber para convertirte en la mejor madre soltera

Lo que necesitas saber para convertirte en la mejor madre soltera

Lo que necesitas saber para convertirte en la mejor madre soltera 27 marzo, 2018Deja un comentario
Consejos para mamás solteras primerizas

Las circunstancias de cada persona son distintas. Hay familias con dos progenitores. En otros casos, nos encontramos con familias monoparentales. Ya sea por separación, fallecimiento o simplemente por decisión propia, hay veces que las madres deben ocuparse solas de la crianza de los hijos. Es un rol complicado, pues ser el único adulto que se responsabilice de un bebé no es sencillo. No obstante, te acercamos todo lo que necesitas saber para convertirte en la mejor madre soltera. Verás que, con calma, no es algo tan imposible.

Consejos para mamás solteras

Tanto si has elegido ser madre soltera por voluntad propia como si has tenido que serlo por circunstancias personales, vamos a darte una serie de recomendaciones para ser la madre soltera perfecta y vivir esta experiencia al máximo:

1. No eres superwoman, pero puedes con todo

Las mujeres tienden a exigirse mucho. Ya sea por lo que históricamente se les ha exigido a ellas, parece que una madre tiene que ser absolutamente perfecta. Si además a esto se le suma que eres una madre soltera, la exigencia puede ser realmente grande. Tienen que ser las mejores madres al mismo tiempo que compaginan su trabajo, su vida personal y las tareas del hogar. Bueno, por partes. No eres superwoman. Simplemente eres una mujer de carne y hueso enfrentándose a una situación diferente que puede ser más complicada de lo esperado.

Como humana que eres, tienes tus errores, tus debilidades y tus defectos. Harás cosas mal a la hora de cuidar a tu bebé, igual que las harías si estuvieras en pareja. Por tanto, intenta no culparte ni meterte una presión excesiva. Este tipo de comportamientos sólo hace que estés enfadada contigo misma y no le des la atención que merece a tu hijo.

2. Lo importante es la calidad no la cantidad

Ser madre soltera implica pasar mucho tiempo fuera de casa. Trabajar duro para mantener a tu recién nacido, y, por tanto, puede que pasar menos tiempo del que quisieras con la criatura. Bueno, no te agobies. Lo importante aquí es la calidad, no la cantidad. Intenta que el poco tiempo que pasáis juntos sea único y especial. Que tu hijo recuerde esos momentos como los mejores de su semana.

3. Pide ayuda cuando la necesites

Por eso de que no eres una superwoman, tienes que tener claro que la ayuda está para pedirla, sobre todo si eres madre soltera y acabas de dar a luz. Hay circunstancias en las que vas a necesitar que alguien te ayude. Momentos en los que te agobiarás e irás hasta arriba. Situaciones en las que compaginar vida persona, familiar y laboral será completamente imposible. Como madre soltera, pedir ayuda no te hace más débil. Pedir ayuda te hace humana. Tienes familia y amigos para poder pedir su colaboración. Si no, siempre puedes optar por los servicios de un profesional. Una guardería o una niñera podrán ser muy útiles en un momento dado.

4. No te olvides de ti misma

Hay veces que las madres priorizan a sus hijos por encima de todo. Priorizan su rol de madre olvidándose de que, ante todo, son mujeres. Como madre soltera, no te olvides de ti. Date mimos, cuídate y resérvate horas del día para ti misma.

Para ser la madre primeriza perfecta, debes saber que es sano salir, mantener relaciones, hacer nuevas amistades y practicar esos hobbies que tan feliz te hacen. Si no te cuidas. Si no te encargas de ti misma y te dedicas tiempo, poco a poco irás agobiándote más y más. Este agobio se traducirá en malestar, enfado e irascibilidad. Ten claro que esa actitud no te beneficia, ni a ti, ni a tu hijo. Los niños lo notan y perciben todo. Si tu estás estresada, tu hijo también estará estresado.

Piensa que ya no es únicamente por ti. Cuando te dedicas tiempo y te ves como una mujer en vez de como una madre, estás, de alguna forma, mejorando tu propia persona para disfrutar más de tu hijo. Cuidarse es sano y completamente necesario, no todo es cambiar pañales. ¡Tú puedes con todo!