Cuidado InfantilCuidadosEstimulación3 trucos para ayudar al bebé a dar sus primeros pasos

3 trucos para ayudar al bebé a dar sus primeros pasos

3 trucos para ayudar al bebé a dar sus primeros pasos 1 marzo, 2018Deja un comentario
Cómo ayudar al bebé a que dé sus primeros pasos

Los expertos aseguran que, a partir de los nueve meses de edad, los bebés comienzan a dar sus primeros pasos. Por lo menos a intentarlo. Todo comenzará despacito, con un gateo sencillo y simple. Después, los peques empezarán a dar pasos, hasta que finalmente salgan corriendo por el pasillo y ya no puedas pararlos. Lo importante para que el bebé aprenda a caminar es no forzar, pero, además, hay algunos trucos para ayudar al bebé a dar sus primeros pasos, tal como te indicamos a continuación.

Claves para ayudar a tu hijo a dar sus primeros pasos

¿Crees que ha llegado el momento de que tu bebé aprenda a caminar? Entonces, es importante que leas con atención estas claves para que el bebé dé sus primeros pasos y que pueden serte de lo más útiles:

  • No lo obligues. No fuerces a tu hijo en ningún momento. Deja que todo funcione con su curso normal. El gateo es lo más importante. Los juegos y actividades que propongas deberán incitar a la marcha, pero no le impongas nada. Debe salir de él mismo.
  • Estimula su confianza poco a poco. El bebé tiene un claro instinto, levantarse. No obstante, también es normal que sienta miedo ante esta situación y necesites dedicar más tiempo a su estimulación temprana. Si ves que llora, vete a su lado para hacerle ver que no está solo.
  • Potencia siempre su equilibrio. El equilibrio es lo más importante de este proceso. Sin este equilibrio no podrá aprender a andar. Por tanto, procura que esté de pie y descalzo. Sin los zapatos tenemos mucho más equilibrio, pues nuestros pies se agarran mejor a las superficies.
  • Vigílalo, pero deja los dramas fuera. Sí, no está de más vigilar a tu hijo para que camine seguro y no se caiga. No obstante, debes dejar a un lado el drama si sea cae. Acude siempre sonriente y quítale toda la importancia.

Otros de los consejos que puedes tener en cuenta para enseñar a caminar a tu bebé poco a poco son los siguientes:

1. Una zona libre de objetos para sus primeros pasos

Para empezar a enseñar a tu bebé a dar sus primeros pasos, lo más importante es habilitar una zona libre de objetos para evitar caídas y golpes en el bebé. Los objetos, además de molestar en el recorrido, podrían dañar a tu hijo. Así pues, intenta proteger todos los muebles. Si es posible, intenta que sea un lugar con superficies mullidas como alfombras o moqueta. Esto amortiguará el aterrizaje de las caídas, que seguro tendrá.

Sí, es inevitable que el niño se caiga antes de poder tener equilibrio. Esto no debe asustarte, es un proceso completamente normal y natural. Un culetazo o un coscorrón no van a hacerle daño. Todo lo contrario, lo animarán a seguir intentándolo.  Aún así, lo dicho, intenta que la zona sea lo más segura posible forrándolo todo con tejido mullido y colocando una alfombra.

2. Una cuna parque o corralito

No siempre es escogida por los padres, pero puede ser un buen recurso para que el bebé aprenda a caminar por sí mismo. Las cunas parque o corralito pueden ser interesantes en estos procesos. Según los expertos en psicomotricidad, estos espacios cumplen todo lo necesario para estimular a tu hijo a dar sus primeros pasos. Tienen una estructura sólida, un espacio libre y un suelo agradable para que pueda moverse con total libertad. Además, cuentan con mallas o redes en las que el peque puede agarrarse para ir tomando poco a poco equilibrio por ellos mismos.

Podrán dar sus primeros pasos caminando de un extremo a otro fácilmente. Anímalos colocando juguetes en un lado u otro del parque y señalándolo para que lo cojan. Sí, definitivamente es una excelente opción. No obstante, mantenlo sólo un rato, el bebé necesita espacio para investigar, si está siempre ahí se aburrirá.

3. Deja los andadores fuera de la ecuación

Los especialistas desaconsejan el uso del andador para bebés. Sí, es un elemento que se ha usado durante mucho tiempo, pero ahora ya no parece ser visto con tan buenos ojos. El motivo es sencillo, los expertos aseguran que puede retrasar la función motora del bebé. El niño se desplaza, sí, pero no está caminando, se está arrastrando por la fuerza de su cuerpo. Esto podría retrasar los primeros pasos del bebé.