Cuidado InfantilSaludCausas del vómito en los bebés

Causas del vómito en los bebés

Causas del vómito en los bebés 27 Noviembre, 2017Deja un comentario
Causas del vómito en bebés

Los vómitos y regurgitaciones son bastante frecuentes en los bebés lactantes, especialmente hasta los seis meses de edad. Sin embargo, no deja de ser un motivo de preocupación para los padres, y especialmente cuando el niño vomita con cierta frecuencia después de las tomas. Si no sabes por qué vomita el bebé, te explicamos las principales causas que pueden provocar el vómito a los bebés para que puedas salir de dudas.

 ¿Por qué vomitan los bebés?

Los vómitos consisten en la expulsión violenta del contenido de alimento almacenado en el estómago a través de la boca. Sin embargo, son también un síntoma muy común en determinadas enfermedades y patologías que afectan a los niños. Descubre algunas de las causas del vómito en niños y bebés a continuación:

1. Inmadurez del aparato digestivo

Si tu hijo es lactante y vomita de vez en cuando después de las tomas, en principio, este síntoma no debería ser preocupante, pues son muchos los bebés que nacen con una inmadurez en el cardias, y esto les lleva a tener un fuerte reflujo gastroesofágico después de ingerir la leche. En caso de que estos vómitos se den de forma ocasional, y no afecten a la salud y el estado general de tu bebé, no deberías preocuparte. Pero si los vómitos son frecuentes y acaban afectando al peso de tu hijo, lo mejor es que lo lleves a su pediatra para que lo derive a un médico especialista en aparato digestivo.

Los niños que vomitan por una inmadurez del aparato digestivo necesitan que no los saciemos demasiado en cada toma, pues es preferible que se queden con un poco de hambre, antes que sobrecargarles el estómago con demasiado alimento. También es necesario mantener a estos niños con el cuerpo bien incorporado mientras comen y justo después de comer, y no conviene nunca darles la comida acostados o ligeramente recostados en nuestro regazo.

2. Comen más de la cuenta

Un error bastante común cuando preparamos el biberón de un bebé es echarle más cacitos de leche de los que le corresponden por su peso y edad. Y es que, a veces pensamos que es mejor pasarnos que quedarnos cortos cuando se trata de alimentar a nuestros hijos, y esto es un grave error. En ocasiones cuando reducimos la cantidad de leche por biberón, los vómitos de los niños pueden llegar a desaparecer por completo, como también ocurre, por ejemplo, cuando espaciamos las tomas por periodos más prolongados.

3. Nerviosismo

También existen casos en los que el bebé es extremadamente nervioso y como causa de un llanto prolongado o una rabieta, el niño empieza a vomitar. En este caso los vómitos o las náuseas en bebés no son demasiado preocupantes, pues es muy probable que cuando el niño se tranquilice deje de vomitar.

4. Intolerancias alimentarias

Actualmente muchos niños recién nacidos presentan intolerancias a algunos de los elementos que forman parte de la leche, como por ejemplo, los bebés que son intolerantes a la lactosa. Las intolerancias se suelen manifestar, fundamentalmente, con vómitos y reflujos después de cada toma, y también con heces muy líquidas, ácidas y más frecuentes de lo normal.

5. Enfermedades víricas

Las infecciones gastrointestinales por virus son una de las causas más frecuentes del vómito en los bebés y en niños en edad escolar. Pero también las infecciones de garganta, respiratorias incluso, los resfriados más simples, pueden provocar que el niño tosa con frecuencia y desencadene el vómito.

6. Gastroenteritis

La gripe estomacal o gastroenteritis es una enfermedad provocada por virus o bacterias que anidan en el intestino. Además de los vómitos, las gastroenteritis en lo bebés suelen cursar con diarrea, fiebre alta, dolor abdominal, y pérdida de apetito.

Antes de intentar averiguar las causas del vómito o las náuseas de tu bebé, es imprescindible que lo consultes con el pediatra para que pueda determinar la razón por la cual tu hijo o hija vomita y para que pueda aconsejarte acerca del tratamiento necesario.