Cuidado InfantilAlimentaciónCómo introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé

Cómo introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé

Cómo introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé 7 Septiembre, 2017Deja un comentario
Introducción de alimentos sólidos en la alimentación infantil

¿A tu bebé le han salido los primeros dientes? ¿Ha llegado el momento de hacer cambios en su alimentación? Aunque la mayoría de bebés pueden empezar a comer la mayoría de alimentos a partir de los 6 meses (con excepciones), la mejor opción para introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé es empezar con el destete poco a poco y consultar cualquier duda que tengas al respecto con el pediatra. El primer paso será que tu hijo o hija se acostumbre a comer con cuchara y a ingerir comida suave, semilíquida y sin sabor, a poder ser.

Los buenos hábitos alimenticios se forman pronto, así que en esta etapa el pediatra te aconsejará introducir una gama amplia de alimentos frescos y una mayor selección de fruta, verdura y cereales junto con alimentos con carbohidratos y proteínas.

Consejos para introducir nuevas comidas en la alimentación del bebé

Empieza a destetar al niño despacio, introduciendo en la dieta arroz especial para niños o cereales y un tipo de fruta o verdura al principio. Aumenta gradualmente la variedad de alimentos y prueba a combinar distintos ingredientes. Poco a poco, el bebé podrá comer con la familia, sentado junto a sus papás en una trona o sillita para comer, y muchas de las comidas familiares serán adecuadas para su dieta, pero evita los aliños y las especias. A continuación, vamos a darte más consejos sobre la introducción de alimentos en la dieta del bebé, sea cual sea el momento en que decidas hacerlo:

  • Recuerda que el orden de introducción de los alimentos puede variar en función de las necesidades de cada bebé.
  • Evita ofrecer agua entre las tomas y no des a tu bebé bebidas azucaradas, zumos o infusiones.
  • No debes ofrecer carne y pescado o huevos en el mismo día, ya que esto supone un exceso de proteínas y esto no se recomienda hacerlo si el bebé no ha superado todavía el año de vida.
  • En esta etapa pasa de los purés líquidos a otros más espesos o incluso a alimentos hechos puré o picados para que el bebé aprenda poco a poco a masticar.
  • Opta por papillas de cereales y purés de frutas, verduras y carnes para que tu bebé empiece a probar nuevos sabores.
  • Además de tener en cuenta la opinión del pediatra, es importante consultar el calendario de introducción de alimentos en bebés para informarse bien de los nutrientes y las texturas que puede ingerir el pequeño o la pequeña de acuerdo a su edad.

No te asustes si tu bebé no quiere comer en un principio. Ten en cuenta que cada bebé es diferente y no se le debe forzar: es posible que tu pequeño acepte inmediatamente los alimentos sólidos que le preparas, pero también podría rechazarlos en un primer momento y, en este sentido, necesitar más tiempo para aceptarlos. Lo más importante a la hora de introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé es intentar garantizar que el momento de las comidas sea lo más felices y relajadas posibles.