Cuidado InfantilOcio con niñosHacer ejercicio con el bebé: todo lo que necesitas saber

Hacer ejercicio con el bebé: todo lo que necesitas saber

Hacer ejercicio con el bebé: todo lo que necesitas saber 10 Abril, 2018Deja un comentario
Hacer ejercicio con el bebé

Hay padres que cuando tienen su primer hijo creen que su vida deportiva ha terminado. No, definitivamente no. Tener un hijo y cuidarse pueden estar unidos. Tan sólo tenemos que tener claro qué tipo de ejercicio queremos hacer y cómo debemos estar preparados para ello. Si quieres entretener a tu bebé y estar en forma al mismo tiempo, toma nota de estos consejos para hacer ejercicio con el bebé siempre que quieras.

Consejos para empezar a hacer deporte con el bebé

Correr, andar, realizar senderismo y otras actividades relacionadas, son especialmente buenas para ti y para tu hijo. No creas que simplemente por tener un bebé ya has terminado tu vida como corredor ocasional. Ponte las zapatillas y prepárate para disfrutar al máximo del paisaje con tu hijo. Ahora bien. En estos casos, siempre tienes que ir preparado. Hacer ejercicio con un bebé o con un niño pequeño es complicado si no tienes el equipo correcto, por lo que conviene tener en cuenta esta guía para correr con el bebé además de las siguientes recomendaciones:

Colócate un pañuelos de porteo

El porteo es muy beneficioso para el niño y la madre, pero, además, permite hacer actividades de intensidad suave como andar. Si eres de las que ama dar largos paseos, recorriendo la ciudad, los parques o el campo, no lo dudes. Los pañuelos de porteo permiten equilibrar el peso del bebé, algo que te beneficiará en tu propia espalda. Hacen, además, que el bebé se sienta seguro al estar cerca de la fuente de lactancia. Dar un paseo con tu hijo con un pañuelo de porteo, será beneficioso para él, pues ayuda a su estimulación, pero también para ti.

Usa las mochilas frontales

Con las mochilas frontales pasa algo parecido a los pañuelos de porteo. Estas mochilas portabebés te permiten tener una actividad suave, a velocidad de paseo. Te permite cargar a tu bebé acurrucado, muy cerca de tu pecho. Eso es algo que lo calmará y hará que puedas disfrutar del aire puro mientras te mueves un poco. Mantén al peque mirando hacia ti los primeros meses. Cuando su cuello esté fuerte, puedes darle la vuelta y que así él mismo disfrute del mundo.

Compra un cochecito para correr

¿Amante del running? Tranquilo, puedes hacerlo sin problemas. Hay un montón de cochecitos en el mercado que te lo permitirán. Ojo, pues son cochecitos especiales, no son como los que ves por la calle. Deben ser fáciles de empujar, tener una mayor amortiguación y unas ruedas más robustas y grandes para que se adhiera mejor al pavimento. Estos cochecitos pueden ir por casi todos los caminos, sean tierra, asfalto o incluso arena. Son auténticos todoterrenos para salir a hacer ejercicio con el bebé. Además, la ventaja es que puedes usarlos desde que el niño es muy pequeño y son totalmente seguros.

Usa un buen calzado

Para las actividades al aire libre, ya sean correr o andar, el calzado es esencial. Hay que buscar un calzado que se doble fácilmente en la zona del metatarso. No obstante, a su vez, debe ser firme y que no se doble fácilmente por el arco. Escoge siempre un calzado diseñado expresamente para correr o para caminar. De otra forma, podrías tener luego problemas con tus tendones o con los tobillos.

Ve siempre preparada

Hacer deporte con un bebé también implica tener que llevara todo lo necesario para una urgencia, entre ellos, un pequeño botiquín infantil de primeros auxilios. Afortunadamente, en el caso de los carritos de bebés podrás llevar todos esos objetos que son imprescindibles. Quizá por ello, sea la mejor de las opciones cuando el niño aún es muy pequeño. Podrás cargar hasta un cambiador portátil, pañales, biberones y demás.

Ejercicios en casa

Cuando el bebé es muy pequeño puedes comenzar a hacer ejercicios desde casa con el bebé. Hay un montón de videos que te ayudarán. Sesiones de ejercicios aeróbicos que acelerarán el proceso de recuperación y que lograrán que estés lista para salir a la calle en pocas semanas. Lo mejor de todo es que en casa el bebé puede estar tranquilo, durmiendo u observándote.