Cuidado InfantilOcio con niñosLos mejores consejos para pasear al bebé en invierno

Los mejores consejos para pasear al bebé en invierno

Los mejores consejos para pasear al bebé en invierno 14 diciembre, 2017Deja un comentario
Consejos para pasear al bebé en invierno

Pasear con el bebé en invierno puede dar un poco de miedo. Son muchos los padres y madres que temen por la salud del bebé. ¿Hará demasiado frío? ¿Mi hijo se resfriará si lo saco a la calle? Tranquilos. Si el bebé está bien alimentado y correctamente abrigado, disfrutar de un paseo con el bebé en invierno es completamente seguro. Es más, un paseo diario con el bebé en esta época del año logrará que el bebé sea menos vulnerable a los resfriados. Para ponértelo un poco más fácil, fíjate en estos consejos para pasear con el bebé en invierno que te proponemos a continuación.

9 consejos para pasear con el bebé en invierno

Muchos pediatras afirman que son muchos los beneficios de pasear al bebé, tanto en verano como en invierno. A continuación, te damos algunos consejos para pasear con tu bebé en invierno y protegerlo del frío para disfrutar de este momento juntos:

1. Acierta en la hora de salida

Lo mejor para pasear en invierno, es hacerlo en las horas de menos frío. Normalmente, estas horas coinciden con el mediodía. Las temperaturas son un poco menos bajas y el sol puede brillar con más fuerza. Lo que está claro es que, en un paseo en invierno, es recomendable evitar la primera y última hora del día, pues es cuando más frío hace. Ten en cuenta, además, que los bebés menores de dos años son los más susceptibles a sufrir hipotermias y congelación, por lo que es imprescindible evitar pasear al bebé cuando hace mucho frío, es decir con temperaturas extremadamente bajas. Ante la duda, mejor quedarse en casa.

2. Abriga bien a tu bebé

Si las temperaturas son bajas es esencial abrigar bien al bebé para pasearlo en invierno. Para ello, no te olvides de cubrir su cabeza con algún gorrito que proteja también sus orejas, pues los bebés pierden mucho calor por la cabeza. También son necesarias unas manoplas. Las prendas de abrigo para el frío deben ser transpirables, con textiles de lana o algodón.

3. No utilices bufandas

Las bufandas no están recomendadas para el paseo del bebé. Tampoco las prendas con cordones cerca del cuello, tanto si paseas al bebé en invierno como en verano. Estas prendas pueden engancharse y en el peor de los casos producir asfixia.

4. Controla la temperatura de tu hijo

Durante un paseo diario en invierno es recomendable controlar la temperatura del bebé. Los lugares más adecuados para tomar la temperatura al bebé serán la nuca, la frente y el cuello. Toca estas zonas para ver si están calientes, frías o sudadas. Serán un buen indicador de la temperatura corporal del niño.

5. Ponerle varias capas de ropa

Cuando las temperaturas son extremas, es mucho mejor usar varias capas de ropa. Una capa demasiado gruesa podría hacer que sudara, y este sudor podría causar más frío al bebé. Así pues, para proteger al bebé del frío en invierno, usa varias capas para poder ir quitando y poniendo en función de la temperatura.

6. Un paseo de 30 minutos

El tiempo del paseo diario del bebé en invierno dependerá de cómo estés tú y como esté tu hijo. No obstante, aunque puedes estar perfectamente una hora sin problema, con 30 minutos bastará.

7. Hidratar sus labios

Como en el caso de los adultos, a los niños se les pueden agrietar y cortar los labios del frío. Para prevenir esto durante el paseo del bebé cuando hace frío, puedes usar un poco de vaselina neutra antes de salir a la calle, siempre contando con la opinión del pediatra.

8. Prepara la bolsa de paseo

Pasear con el bebé implica tener todo controlado en todo momento, sobre todo si debes dar el pecho fuera de casa. Prepara bien esta bolsa de paseo del bebé con ropa suficiente por si la necesitas (pueden vomitar, tirar agua, etc.). Mete también una mantita para poder taparlo y pañales y productos de aseo.

9. Protege el carrito del bebé

Aunque el frío no siempre lleva asociado lluvias, es posible que en los meses de invierno te encuentres con llovizna o incluso tormentas repentinas. Una lluvia constante, tipo tormenta, será mejor evitarla, pero una llovizna no. Para ello, no te olvides de llevar siempre el plástico protector del carrito encima.